miércoles, 6 de febrero de 2008

LA LEYENDA NEWTONIANA, parte I

A continuación pongo la primera parte del discurso pronunciado por Julio Martínez Hombre en su condición de Secretario de la Asociación Astronómica Asturiana en los actos de conmemoriación del Tercer Centenario del nacimiento de Sir Isaac Newton celebrados en la Universidad de Oviedo, publicado por la Imprenta La Cruz en 1944:

LEYENDA NEWTONIANA

En el condado de Lincoln y en la hermosa carretera que conduce de Londres a Edimburgo, siete millas—unos doce o trece kilómetros—antes de llegar a la ciudad de Grantham y a unos cientos de metros de la carretera, cerca del nacimiento del río Witham, se encuentra la aldea de Woolsthorpe, perteneciente a la parroquia de Colsterworth. Si no fuera por lo poco accidentado del terreno creeríamos estar en la campiña asturiana, encontrándose en el campo nuestras mismas flores e idénticas especies arbóreas. Hasta para completar el parecido, no faltan reliquias de la antigüedad romana, en aquel simpático país de los corítani. Al evocar el recuerdo de mi Asturias, pensé que tal vez pasaron por allí, algunos astures de los que formando parte de la célebre Legión IX Hispana se dirigieran hacia el norte para defender el 'Vallum Jiadriani, línea Maginot de aquellos tiempos contra los Fictos y Escotos.

La aldea de Woolsthorpe es pequeña, tan pequeña que, como vemos, no es ni siquiera sede parroquial. La forman tres caseríos—como decimos en nuestra tierra—, algunas modestas casas que parece no alcanzan esa categoría y detrás de todas ellas, la más lejana desde la carretera mencionada, se encuentra la casa natal de Newton.

La casa solariega del sabio—Manor Housec como dicen en Inglaterra—no es una casa como las restantes del pueblo, entra en lo que decimos aquí, un poco hiperbólicamente, palacio. Es un edificio bastante amplio, construido en piedra gris, cubierto con pizarra, a dos aguas, que vierten a saliente y a poniente y, teniendo por tanto, hacia el norte y sur, dos grandes piñones triangulares coronados por sendas chimeneas. La fachada principal es la del oeste, domina el huerto de la casa, que contiene como especie vegetal más sobresaliente, un renuevo del famoso manzano que inspiró a su dueño la ley de la gravitación universal. La yedra que cubre casi totalmente los paramentos del edificio, no impide ver una lápida que, en inglés, dice: «En esta casa solariega nació Sir Isaac Newton en 15 de diciembre de 1642», Pasamos bajo la inscripción, a través de una portada de poca altura y penetramos en la planta baja de la morada, con amplias habitaciones, techo más bien bajo y piso enlosado. Ventanas con anchos asientos a los lados y chimeneas de piedra, completan el interior. Escaleras arriba aparece a la izquierda la habitación donde nació Newton. Allí se lee el pareado debido al poeta Alejandro Pope (que tradujo la Iliada al inglés en heroicos yámbicos pentámetros) y que dice:

Nature and Nature's laws lay hid in night:
God said, Let Newton be!'— and all was light.

Los versos aparecen escritos en la piedra sobre la chimenea de la habitación y también puede verse un dibujo del celebre, manzano. La habitación de la derecha de la escalera fue el dormitorio de Newton por algún tiempo. Dos ventanas, una al saliente y otra al mediodía, daban luz a la habitación; entre ellas se situaba el rincón favorito donde trabajaba Newton. Sin embargo, éstas y algunas otras ventanas de la casa, fueron tapiadas en la época en que dicen, se estableció un impuesto sobre huecos. El fisco no perdonaba la casa de la mayor gloria del país. Hace pocos días he sabido, que edificio y terrenos colindantes habían sido adquiridos por la Royal Society, para convertiría en museo de recuerdos newtonianos. En estas condiciones, es obvio, que todo aquello será mejorado y desaparecerán esos pequeños lunares.

Descrito el lugar y fecha de nacimiento de Newton, es decir, situado tan gran acontecimiento, en el espacio y en el tiempo, o lo que es lo mismo, dándole valores cuadridimensionales, como diría un analista de nuestro tiempo, pasemos a estudiar algunos aspectos de la leyenda newtoniana.

Porque Newton tiene su leyenda al par que los dioses y héroes de la antigüedad clásica y esto no es otra cosa que una prueba más de su relevante personalidad.

Pero la crítica histórica, al tratar de incorporar a sus narraciones, lo que puede ser cierto entre lo nebuloso de la fábula, se ha encontrado con dos clases de leyendas:

Las leyendas puramente imaginativas que no fueron nunca ciertas, tales como la de las sirenas, del ave fénix, del rey Artús, de Merlín el encantador, etc. y los hechos legendarios cuya leyenda es verdad, como, entre otros, los relativos al rey Alfredo el Grande en Inglaterra y, aquí, en nuestra patria, tantos del Cid, absolutamente históricos, según Menéndez Pidal ha demostrado.

Pues bien, Newton, al realizar sus portentosos descubrimientos que le han encumbrado hasta el punto de ser sujeto de mitos, disfruta de ambas clases de leyendas. A negar unas y confirmar otras, voy a dedicar unos instantes de esta velada conmemorativa; por lo que pido perdón a mis oyentes sí es que alargo la sesión más de lo debido.

Tres puntos de lo que llamamos la leyenda newtoniana han hecho correr mucha tinta, entre los biógrafos de Newton.

Primer hecho legendario de la vida de Newton.—Este primer punto se refiere a que la caída de una manzana inspiró a Newton, siendo todavía muy joven y residiendo en Woolsthorpe, la idea de la gravitación. Señala la tradición que estando sentado a la sombra de un manzano plantado en el huerto de la casa solariega que hemos descrito, cayó, ante él uno de sus frutos. Desde que el hombre habita nuestro planeta, cualquiera que tuviera ojos, ha presenciado la caída de frutos de los árboles. «Despertando, quizás, en su mente, este hecho trivial—dice Biot, el más conspicua de los biógrafos franceses de Newton—las ideas de movimientos acelerados, púsose a reflexionar acerca de la naturaleza de este singular poder, que solicita a los cuerpos hacia el centro de la tierra, que los precipita hacia él con velocidad continuamente creciente y que se ejerce también sin experimentar disminución apreciable en las torres más altas y en las cimas de las montañas más elevadas. Seguramente se ofreció a su espíritu una nueva idea y como en un relámpago de claridad, se preguntó: ¿Por qué no se extenderá este poder hasta la misma luna y, entonces, qué fuerza podría retenerla en su órbita alrededor de la tierra?»

Como acabamos de decir, innumerables seres humanos habían visto caer los cuerpos ¿pero qué audacia de pensamiento; qué enorme facultad de abstracción, necesitó ejercitar Newton, para formar y deducir la más universal de las leyes físicas, La Grand Loi que dice Maeterlinck, de un accidente tan insignificante en su apariencia?

Pues bien, hemos visto la tradición consagrada en la casa solariega de Newton con un renuevo del manzano famoso. El primitivo manzano murió, se dice, a principios del siglo pasado; pero con plantones obtenidos del que va a perecer, se continúa con la supervivencia biológica del mismo individuo vegetal. Por algo Van Thiegem, dice que el árbol es inmortal. Acabamos de decir hace un rato, que en la habitación donde nació nuestro sabio, hay un dibujo que representa el manzano inspirador; la anécdota que recuerda Biot, la relata por primera vez Pemberton, editor y amigo íntimo de Newton; la señora de Conduitt, sobrina del sabio, que vivid con él hasta su muerte, se la contó a Voltaire, de donde la han tomado después todos los comentadores.

Por otra parte, según dice el biógrafo de la Enciclopedia Italiana, el primero que niega la leyenda, es Sartorius von Walterhausen, biógrafo también de Gauss, que vivió bastante tiempo después: mediado el siglo XIX. ¿Cómo puede enfrentarse el testimonio de Sartorius que no era contemporáneo de Newton, ni mucho menos, con el de Pemberton y la señora de Conduitt, que vivieron en su intimidad?

Sin querer resolver de un modo definitivo, por faltarme autoridad para ello, me parece no estar descaminada la afirmación de que la leyenda, es una leyenda de las que son verdad.
Continuará

11 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Eres familiar del Almirante Carrero Blanco?

¿Tienes un hermano en la Academia General Militar?

He visto el despacho donde trabajas. ¿Llevas temas de divorcios y separaciones?

Un saludo amigo,

Forem

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Efectivamente, como dije en un artículo en este blog el 20 de diciembre del año pasado, soy nieto. Y tengo un hermano que, el lo explicaría mejor, está en Madrid después de haber estado el año pasado en Zaragoza en la AGM.

Y, por último, si llevamos divorcios (ahora las separaciones no se llevan), de hecho, desde septiembre, llevamos 6 divorcios.

Anónimo dijo...

Querido amigo:

Tengo amigos en común con tu hermano. Es un orgullo portar tus apellidos, así que mi enhorabuena y a ganárselos.

Ahora bien. Quisiera preguntarte si, como abogado, ves lícito defender un caso de divorcio. En la época de tu abuelo estaba prohibido, cosa que me parece estupendo. Como doy por sentado que conoces el derecho natural y el canónico, hay que remarcar que el vínculo del matrimonio no se puede romper. Es, en lenguaje técnico, indisoluble.

No vi el artículo que mencionas. Voy a buscarlo. Tu abuelo fue asesinado vilmente porque alguien, desde muy dentro, quiso cambiar el rumbo de España.

Te mando un saludo cordial,

Forem

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Yo no defiendo el divorcio, lo que en este despacho se hace es cumplir con las previsiones de la Ley. Que la Ley permite el divorcio, no soy quién para impedir que otras personas, según su conciencia, quieran divorciarse. Como cristiano que soy creo en la libertad invividual de cada uno, y cada uno es libre de casarse y divorciarse conforme a sus creencias, si las tiene. Lo que sí recomiendo es responsabilidad a la hora de contraer matrimonio si se quiere tener hijos, porque los hijos son los perjudicados en una crisis matrimonial.

También va contra los evangelios la pena de muerte, el único que puede decidir sobre la vida humana es Dios, no los hombres.

sentido común dijo...

para anónimo:
Me llama mucho la atención el comentario de anónimo en el cual se pregunta si es lícito que un abogado lleve un caso de divorcio. !Por Dios! ¿En que pais vive esta persona? ¿ En Afganistán? ¿Quizás la República Islámica de Irán? Parece increible que a esta alturas del siglo veintiuno alguien en un pais de cultura occidental pueda sostener semejantes planteamientos.

Me parece que esa persona sabe muy poco lo que es la vida. Alguien puede ser el mayor defensor del matrimonio y ultracatólico, y sin embargo su cónyuge puede pedirle y obtener el divorcio. El divorcio es cosa de uno, no de dos. ¿Qué aconsejas que haga una persona que se vea en esa situación? ¿Qué mate al que le pide el divorcio para así mantener incólume el vínculo matrimonial? Por favor, hay que hablar con conocimiento de causa.
Por cierto, le apunto también a anónimo que conozco varios sacerdotes en activo, que dan misa a diario, que son abogados en ejercicio, y que llevan divorcios sin ningún problema. Es más son especialistas en la materia y se anuncian como tales, incluso dan clases sobre la materia. Por supuesto con el conocimiento de los obispos respectivos. ¿ Qué me dices a eso querido amigo?
Es más, Antonio María Rouco Varela, seguro que te suena el nombre,no tuvo ningún problema en bendecir el matrimonio CANONICO de Leti y el príncipe. ¿ Porque me parece, si no me equivoco,que Leti estaba divorciada, no?

Un saludo cordial y si te apetece seguimos debatiendo.

Anónimo dijo...

Por partes:

- Divorcio. Uno de los pilares del matrimonio y cuestión ensencial para que sea tal, es la indisolubilidad. El divorcio va en contra de ese principio básico. No así las separaciones que la Iglesia acepta. No se puede romper, de ninguna manera, el vínculo del matrimonio, por lo que, defendiendo un caso (a favor del divorcio, claro) se está contra el matrimonio. Podemos entrar en el tema, si os parece. Es interesante y creo que todos podemos enriquecernos. Respetando, por supuesto, no tratando de tildar al otro de tal o cual.

- Pena de muerte: José, ¿dónde se prohibe la pena de muerte en los evangelios? La pena de muerte, en según que casos, extremos, es totalmente lícita. Lo dice el magisterio de la Iglesia de siempre y el actual catecismo.

Un saludo a todos,

Forem

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Anónimo, me gustaría que dejases en primer lugar, un nombre porque no me gusta llamarte anónimo:

1º En cuanto al matrimonio, es cuestión personal de cada persona, no podemos obligar a nadie a ser católicos ni a comulgar con nuestros principios, porque, en primer lugar, el cristianismo se basa en la libertad individual. Segundo, creo que no has respondido a sentido común, qué haras si tu mujer se quiere divorciar, impedirlo, ¿cómo?

2º En cuanto a la pena de muerte, te puedo decir que:

- Existe un mandamiento que es el de no matarás, que es el 5º. Es verdad, que no está en los Evangelios.
- En los Evangelios, si los has leido bien, dice algo de poner la otra mejilla cuando...; también habla de perdonar 70 veces 7, que significa perdonar las veces que haga falta, porque 7 en hebreo significa mucho. Y, como medio gallego que soy, te pregunto, en qué parte de los Evangelios hace referencia a legitimar la pena de muerte.

Anónimo dijo...

Estimado José:

Creo que eres una persona inteligente pero que andas confundiendo nivel argumentario. Esto, cuando aplicas un criterio a algo que no se encuentra en el mismo nivel.

- Pena de muerte: matar al inocente es el pecado. Y matar al culpable cuando la muerte es condena excesiva, tambien es pecado. Pero cuando, en casos extremos, se aplica la pena de muerte al reo que justamento lo ha merecido en juicio, es virtud. Es justicia. No todas las muertes son iguales. No son iguales las muertes de Paracuellos que el ajusticiamiento de Luis Compayns.

Contra tu argumento, te preguntaré, qué te parece la guerra de Irak? Esas muertes si que son injustas, como así lo reflejo Juan Pablo II. Te recomiento la lectura de las escrituras al completo. Leete el libro de los Macabeos, por ejemplo. O el catecismo de San Pio X donde se les llama, a los Macabeos, "intrépidos defensores de Dios y la Patria".

Por cierto, lo de la mejilla, lo mismo. Otro nivel. La mejilla se debe poner cuando le ofenden personalmente a uno. Pero, por ejemplo, si alguien trata de violar a mi madre, no puedo poner la otra mejilla, ni la mia ni la de mi madre. Tengo obligacion de defenderla. Cuando se ataca a Dios, no puedo poner la otra mejilla.

- La cuestiones personales muchas veces van en contra de las cuestiones NATURALES. Por ejemplo, yo no puedo ir robando aunque me apetezca porque hay leyes superiores a mi conciencia que dicen que no se puede. Del mismo modo, el matrimonio canonico, por ser tal, es indisoluble. No se puede defender la ruptura, el divorcio. Si mi mujer quisiera, podría hacerlo porque el estado, ilicitamente, como ha dicho la Iglesia, ha regulado el divorcio. Pero no por ello podemos apoyarlo y mas fomentarlo.


La conclusión es que no todo es relativo. No son las cosas según los tiempos, ni según la conciencia personal. Hay principios fundamentales e inmutables que deben ser respetados. El aborto es un asesinato, sea legal o ilegal. Esa ley es ilicita y todo el que colabora, promueve o aborta es un asesino. Aunque la ley le ampare. Y por cierto, PSOE, PP y todos, apoyan el aborto. Y como dice el Codigo de Derecho Canonico, aquellos que apoyan el aborto estan excomulgados late sentencie.

Un saludo,

Miguel

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Miguel, gracias por poner tu nombre.

Te quiero decir que no creo que confunda nada y te voy a decir por qué:

1º Sigues sin contestar a las preguntas o cuestiones planteadas como no decir en qué parte de los Evangelios se defiende la pena de muerte.

3º Estoy, por principio, en contra de cualquier guerra o uso de la violencia. A lo mejor, piensas que como milito en el PP, estoy de acuerdo con todas las decisiones de mi partido. Por eso te digo.

4º Creo que dijo sentido común que había unos cuantos sacerdotes que llevaban divorcios.
Por cierto, ¿Qué harías si tu mujer se quisiese divorciar? ¿Ir a un abogado?
Por cierto, el abogado no promueve el divorcio sino que gestiona la voluntad ya formada de cualquiera de los cónyuges.
¿Qué opinas de la boda de S.A.R. la Princesa de Asturias con el Príncipe Felipe por Rouco Varela?
Y me parece que no comprendes que lo que realmente es contrario a la doctrina de la Iglesia es volverse a casarse, cosa que facilita el divorcio, por eso está en contra del divorcio. Pero el que se divorcia y no se casa otra vez no peca, peca el que se divorcia y se casa otra vez.
También ya que no paras de meter a la Iglesia por el medio, te voy a decir que sus declaraciones de nulidad matrimonial son, desde luego, un fraude a la esencia del matrimonio, porque las concede con mucha facilidad. ¿Por qué? Porque así esos pueden volverse a casar por la Iglesia.

5º En cuanto al aborto, no sé por qué lo sacas a colación, porque si viste mi blog habrás visto dos artículos criticando el aborto. Te recomiendo que los leas.

6º Las leyes pueden ser inmorales pero no ilícitas, y esa distinción lo hace la jerarquía de la Iglesia.

7º Para rematar la faena. El catolicismo se basa en la libertad individual, porque sin libertad no hay pecado. También te recuerdo que a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

Anónimo dijo...

VOLOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
VOLOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
CARRERO VOLOOOOOOOOOOOOO
Y HASTA EL CIELO LLEGOOO





GORA ETA (M)
ORGULLOSOS DE SER LOS HIJOS DE ARGALA
PUTA ESPAÑA

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Típico de un cobarde que no da la cara, si al menos dieses la señas de tu identidad, te respetaría. Pero como siempre, la gente como tú sois basura que no tienen huevos ni nada que se le parezca.