lunes, 18 de febrero de 2008

LA ULTIMA ENCUESTA DEL CIS



Como es de sobra conocido, y como ya dijo Pepiño Blanco, el Gobierno cocina las encuestas del CIS. Es verdad que lo decía al entonces Ejecutivo presidido por Aznar, pero quién dice que los socialistas no cocinan a su gusto las encuestas de dicho organismo oficial. Pues bien, el viernes pasado el Centro de Investigaciones Sociológicas publicó su barómetro en donde, entre otros datos, están las estimaciones de voto, a lo que tengo queformular la siguiente pregunta: ¿Por qué el organismo oficial ha desglosado las previsiones totales por provincias en las andaluzas, en cambio, en las generales sólo hace una estimación total del territorio nacional?. No creo que al organismo público se le haya pasado por alto que existen 50 provincias y 2 ciudades autónomas, que eligen cada una de ellas a sus diputados, desde el escaño correspondiente tanto a Ceuta como el de Melilla hasta los 35 de Madrid, pasando Málaga, Valencia o Murcia. ¿Es que no saben que la diferencia de punto y medio del PSOE sobre el PP no tiene por qué implicar más escaños sobre los populares? ¿Es que no se han mirado lo que ha pasado en las catalanas de 2003 en el que el partido más votado no tenía más escaños? Además, ya que lo hacen con unas, es de recibo, que la hagan con las otras.

Otro dato que hay que tener en cuenta en el barómetro es que no encaja la diferencia tan corta en las generales pero en las andaluzas concedan una mayoría absoluta tan amplia a los socialistas, con un porcentaje de votos cercano al 50%. ¿Es que no saben que el resultado de las generales dependen bastante de lo que voten los andaluces y los catalanes?


De todas maneras, estos resultados no son nada buenos para las aspiraciones del PSOE, por dos motivos:

1º Que, después de su primera legislatura, y con todo a favor, tengan unas encuestas tan pésimas. Sería la primera vez que un Gobierno caiga a las primeras de cambio o que tuviera tan pegado al principal partido de la oposición como lo tiene ahora. Si miramos en la página web de resultados electorales históricos del Ministerio del Interior, se podrá comprobar que la UCD, en las segundas elecciones, ganó por casi cuatro puntos y medio de diferencia con respecto al PSOE, cuando las del 77 obtuvo un 5,12 de diferencia. No digamos ya la diferencia que le sacó el PSOE a AP en las del 86, obivamente menos que las del 82, pero no bajaron de los 18 puntos. Ni qué decir del incremento de la diferencia del 96 al 2000.



2º Todas las últimas encuestas bajan la diferencia obtenida, corriendo un serio riesgo de perder las elecciones. Recuérdese que ya ha perdido las municipales, y no quiero sacar a colación la tradición de que quien gana las municiaples gana las generales, pero lo que si es cierto es que la encuesta del CIS daban al PSOE 3 puntos de diferencia con respecto al PP (como podrán ver en el recuadro), y al final quedó las municipales en medio punto por arriba a favor de este último. Pues si tiene este mismo acierto el organismo público que en las locales, pierden los socialistas con al menos dos puntos por debajo de los populares.

Si quieren evitar la catástrofe, que sería perder el poder a las primeras de cambio, que rectifiquen en su manera de gestionar y que se dediquen a proponer medidas serias y prácticas, en lugar de centrar su campaña en crear o mantener tensiones, con insultos al PP o metiéndose con la Iglesia. Que hay deficiencias en su gestión en temas como la economía, la vivienda y la inmigración, problemas que hay solucionar, y así se refleja en el propio barómetro gubernamental:


Si no se fijan en que este Gobierno no tiene buenas valoraciones en vivienda, en economía, en terrorismo e inmigración, y no lo intentan remediar, y no toman medidas al respecto, sus posibilidades de perder las elecciones aumentarán considerablmente. Y si ocurre, no pretendan echar la culpa a otros...



5 comentarios:

Fin de los Tiempos dijo...

Ojo a ese 30% de no sabe/no contesta, que son los que luego si hay un 11M, corren a votar

La Ranita Peregrina dijo...

Haya paz hermanos.En las clases de estadística lo primero que te enseñan es a no fiarse de las encuestas, yo hago lo propio y lo seguiré haciendo con cualquier gobierno; para mí no hay nada como lo que uno vive a pie de calle como para saber de lo que TAMPOCO te tienes que creer. Ya más liberada de tiempo con el fin de los exámenes.
;)

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#fin de los tiempos# Siempre hay indecisos o personas que en principio no va a votar y luego votan por algo.

#ranita# espero que te haya salido bien los examenes. Ya sabes que si te puedo ayudar en algo en la carrera, pídemelo. Y tienes razón, las encuestas encuestas son. La gran prueba de que no son fiables fueron las municipales.

LuisMi Fernández Berandón dijo...

Estoy convencido que las encuestas del CIS, antes de pasar por la criva, dan una ligera victoria al PP sino la supuesta diferencia de 1.5puntos q saca el PSOE al PP seria mayor.
Si n recuerdo mal en la municipales el CIS dio 4 puntos de diferencia al PSOE frente al PP, el PP gano esas elecciones en numero de votos a pesar de perder poder territorial, fruto de la mala ley electoral.
Confio en la victoria del PP el 9 de Marzo, pero aun dudo de la reaccion del PSOE ante ese echo.
¿tal vez gobierno de coalicción con IU y Nacionalistas??

Lo mjor para esos indecisos que no van a votar es echrse la mano al bolsillo o mirar la nota d la compra.
No es cuestión de politica, de izquierdas o derechas..es cuestión de subsistencia.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

No sé qué dan las encuestas, pero lo que seguro es que:

1º Hay empate técnico, no sé quién está arriba quién abajo.

2º Que la economía decidirá el voto de mucha gente.

3º Que el PSOE se equivoca, cosa que allá ellos, son ya mayorcitos para saber lo que hacen, y que aunque intente dramatizar o generar tensión, metan a la Conferencia Episcopal en el sarao, llamen al PP de derecha extrema o radicales, lo que va a decidir es su gestión durante los 4 años.

4º El que pierde las elecciones es el Gobierno no las gana la oposición