martes, 5 de febrero de 2008

ZP IN ECLESIAM (O ZP CONTRA LA IGLESIA)

Volvemos otra vez a la polémica. Otra vez ZP y los suyos cargan contra la Iglesia. Ya han montado otro circo por los criterios orientadores que deben seguir los católicos a la hora de decidir el voto, como vienen haciendo siempre cuando hay elecciones generales. Polémica, por cierto, montada desde la falsedad y la manipulación.

Los escuadrones socialistas han censurado a la Iglesia que utilice el terrorismo como arma electoral por decir la Conferencia Episcopal Española que no se puede considerar a ETA como interlocutor válido. ¿Acaso esto supone un problema para el PSOE? No debería porque ellos en su programa electoral de 2004 afirmaban que iban a cumplir el Pacto Antiterrorista y este Pacto no permite negociar con ETA. Ni tampoco por la moción aprobada en el Congreso.

También los hay quienes critican que pidan el voto para el PP o que se metan en la arena política. A lo que tengo que decir que la primera es falsa y el segundo es de puro cinismo, porque los Obispos no están pidiendo el voto para el PP, puesto que nadie que lleve a rajatabla los diez puntos puede votarle, y, cuanto a lo segundo, me parece un despropósito que se pretenda impedir expresarse libremente. Es curioso, a la Comunidad Islámica no le recriminan que hayan pedido el voto expresamente a los partidos progresistas, ni qué decir que no han dicho nada con respecto a las vulneraciones de derechos que tanto las mujeres como los homosexuales padecen en algunos países islámicos. Ya se vió cómo defendió la libertad de expresión de un caricaturista que sólo dibujó a Alá nuestro insigne defensor de las libertades el señor Rodríguez. En cambio, a los católicos, como no usamos la violencia nos pueden ofender nuestros sentimientos religiosos por medio de mofas a nuestro símbolos, como el crucifijo, escudándose en la libertad de expresión o artística. Para colmo, nos viene el matón de Pepiño amenazando con revisar los acuerdos del Reino de España con la Santa Sede.

Ni qué decir cual es la actitud del PSOE u otros partidos “progresistas” cuando la Iglesia critica al PP. Vamos, ni color. ¿Dónde estaban los socialistas o actores y demás subvencionados cuando el Papa Juan Pablo II recriminó a los Gobiernos que apoyaron la Guerra de Iraq? ¿Dónde estaban cuando justo hace cuatro año las recomendaciones de voto de la Conferencia Episcopal estaba la del respeto a la legalidad internacional? Estos interrogantes pueden resolverse ya sea por medio de la hemeroteca o la fonoteca de Onda Cero, en el programa La Brújula del pasado viernes, presentado por Carlos Alsina.

Teniendo un poco de análisis crítico se puede llegar a la conclusión de que toda esta escandalera y escalada de indignación no es otra que ocultar, por parte del Gobierno, asuntos que les interesa tapar. ¿Qué mejor manera de tapar los problemas económicos con una ficticia polémica con los Obispos? También aprovechan e intentan movilizar el voto de extrema izquierda.

8 comentarios:

Administrador dijo...

Jose Enrique, y sin embargo, todas las barbaridades que ha dicho Álvaro Cuesta y Pepiño sobre la iglesia y... ¿les viste el otro día en el funeral del padre de Cuesta? El hombre era un gran colaborador de mi parroquia, los dominicos, un tío de misa diaria, que llevaba las cuentas de la parroquia... y su hijo diciendo esas chorradas. Estaría orgulloso el hombre!

Debe ser que el aborto y la iglesia son la primera preocupación de los españoles... pero con eso tapan las vergüenzas del paro, del IPC, del hundimiento de la bolsa, de las mentiras sobre ETA...

Saludos.

Caballero ZP dijo...

Es evidente que el gobierno esta esforzándose en tapar la realidad a los ciudadanos, ya han comenzado las practicas que me trasladan una legislatura a tras, recordemos los Goya pasados, Crónicas Marcianas y de mas.
Lo que nos queda por ver es cual será la traca final esta vez.
Saludos

Harto dijo...

Las sotanas tapan lo que tapan... No mucho, la verdad...

el berto dijo...

La estrategia del PSOE tiene una doble vertiente:

como bien señalas: por un lado movilizar a su electorado, evidentemente el PSOE no pondría a caer de un burro a la Iglesia, ni la amenazaría con retirarle la financiación, si con ello perdiera votos, existe un porcentaje de electores que pueden motivarse a votar mediante estas consignas.
Por otra parte la iglesia se ha confrontado de manera clara con el Gobierno a lo largo de toda la legislatura, dando manga ancha a sus medios (COPE), y con perlas como “con la homosexualidad, el aborto y el divorcio exprés vamos al fin de la democracia” (Arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco).

Este tipo de expresiones amparadas en la libertad de expresión, agreden a muchos colectivos, lo que no se puede esperar es que se llame a los homosexuales “enfermos”, (Rafael Palmero, el obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante), y luego escandalizarse porque se les ataque.

Debes tener en cuenta que la iglesia no es solo ofendida, sino que también OFENDE.

Y si efectivamente cuando el Papa Juan Pablo II recriminó a los Gobiernos que apoyaron la Guerra de Iraq, el PSOE lo uso contra el Gobierno de la época. (pero bueno es que los políticos siempre han sido muy flexibles)

NCH dijo...

El PSOE, desde que tengo uso de razón, tapa sus problemas echando la mierda a alguien, sea quien sea, cuando no es el PP es la Iglesia y si no la AVT, o en su lugar la COPE o vete tu a saber a quién.

Y, desgraciadamente, hasta hoy en día le ha funcionado de putísima madre (con perdón) y si no fijaos; en la calle se habla mas del titiritero SanJuan y/o de los Obispos que de las cifras de paro o de la escalada del IPC.

Les resulta o no?

Víctor Manuel dijo...

Efectivamente, el berto tiene toda la razón. Con lo que les echa la Iglesia por las ciénagas no va a ir Zapatero encima a darles besinos en los morros. O qué, Jose.

Alberto Esteban dijo...

Has dado en el clavo. La única razón de esta campaña es hablar de otras cosas (cortina de humo que diría aquel)y movilizar a la extrema izquierda (parecido a lo que ocurrió el 14-M).

Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

La esencia de la democracia es poder criticar las decisiones que no te gustan, lo que no me parece de recibo es que venga el PSOE amenazando con revisar los acuerdos firmados entre los dos Estados. ¿Qué hubiera pasado si el PP hubiera amenazado con revisar las subvenciones a los actores y actrices mantenidos por los Presupuestos Generales? ¿O a los sindicatos?

Que el PSOE conteste, de acuerdo, pero que no utilice la discusión para tapar sus vergüenzas.

Que un mismo partido se comporta de manera distinta si esta en la oposición o en el Gobierno, como apunta El berto, de acuerdo, por eso defiendo una renovación de la clase política, empezando por el actual Gobierno.