miércoles, 11 de junio de 2008

HOY SOBRE LA NIÑA AZUL


Contra lo que viene siendo habitual en mis artículos, esta vez voy a hacer una excepción hablando de una concursante de Operación Triunfo (OT) 2008, que me ha impactado desde el primer día que la vi en los casting final de esta edición. Esta persona se llama Virginia Maestro Díaz, de Jaén (corrección que hago a petición de una persona que me dijo que no era de Sevilla) y la menor de tres hermanos. Pero antes quisiera explicar cómo narices acabé enganchado a OT 2008.

En un principio, cuando empezó la primera edición, la que encumbró, principalmente, a Bisbal, a Bustamante y a Chenoa, mi actitud fue totalmente renuente. Pasaba ligeramente de todo ese circo. En cambio, a mitad del concurso, mi opinión cambió totalmente. De hecho, la del año siguiente la seguí desde el principio, con mi elección de concursante favorita, que era Ainhoa. En cambio, de la tercera, pasé olímpicamente. Era demasiada repetición de la misma jugada. Esto debió pensar mucha gente porque TVE decidió no volver a apostar por seguir con el concurso. Tiempo más tarde, como mucha gente sabe, Tele 5 se hizo con el programa, y la cuarta edición la seguí, aunque no con mucho detalle, porque me acuerdo principalmente de los últimos concursantes, véase Soraya (la Poyeya), Edurne y Sergio Rivero. De la quinta, empecé pasando olímpicamente, pero... llegó Ristro Mejide que, personalmente, fue la salvación de OT, al añadir un elemento morboso tan importante como eran sus críticas y las posteriores reacciones. Pues bien, el año pasado sólo veía el concurso en el momento de las nominaciones. De las actuaciones, siendo sincero, pasaba olímpicamente hasta la fase final, en la que, en concreto, me interesaban las de Lorena.

Llegando a la presente edición, tuve la buena idea de verlo todo, en la medida de mis posibilidades, para formarme mi propia opinión y ser yo mismo el que analizase el comportamiento de los concursantes, tanto en la Academia como en la Gala. De esta manera tengo la suficiente información como para comprobar lo certeras que son las críticas de Risto. Que, por cierto, no entiendo yo tanto drama con sus nominaciones. Si no son capaces de aguantar una crítica de Risto, entonces no están preparados para le vida real, y menos aguantar a la prensa del corazón, ni tampoco las "alegrías" que te da la política. Es más, como declaración de principio, prefiero una persona que me lo diga a la cara que a otra que te pone a caldo a tus espaldas después de reírte las gracias. Sin olvidar que los concursantes que lo han "padecido", por el motivo real que fuera, han acabado mejorando.

Pues, como pueden intuir, fue por "culpa" de Risto, que me enganchó al concurso, como pude ver a Virginia actuando por primera vez. Una persona que tiene una bonita voz, aunque no espectacular, pero dulce; una mirada, con esos ojazos azules, que hacen juego con la voz;... y, como más vale una imagen que mil palabras, prefiero poner, como dijo el mismo Risto, su mejor actuación, en la Gala 8. (por error técnico de Tele 5 que afecto a toda la gala, este vídeo no se escucha como debiera).



La lástima de todas sus actuaciones es que, salvo la Gala 0 y la 8, fallaba en sus actuaciones por los nervios que tenía y que, según lo visto en la de ayer, sigue teniendo. Es una diferencia entre cuando canta en la Academia y cuando lo hace en las Galas. Supongo que serán esos nervios típicos que los estudiantes tienen cuando se van a enfrentar a un examen, sobre todo oral, como los hay en Derecho. Al fin y al cabo, cada gala de este concurso supone un examen para los triunfitos. Tampoco voy a ser yo el que la recrimine nada por ponerse nerviosa, de hecho, pese haber hecho algunos exámenes orales en mi carrera, no hace mucho que mis ensayos de informes orales improvisados, pese a tener dominada su estructura, eran puro temblores de voz. En vista de eso, todos los días, aparte de perfeccionar mi concentración y aumentar la confianza en mí mismo, practico este aspecto acostumbrándome a escuchar mi voz y haciendo ejercicios de respiración.

Además, de sus cualidades vocales, con lo que la he podido observar, me parece una gran persona, que es tímida y que es la que mejor se comporta en la Academia. Al menos a mí me lo parece, y cada vez más por el comportamiento injusto que están teniendo con ella, véase la reprimenda de la productora y jurado Noemí Galera ayer cuando el público la salvó eligiéndola como favorita, que fue más allá de avisarla de que si hubieran podido la habrían nominado. Sobraba el querer hacerla sentir culpable de la nominación de un compañero que no se lo mereciera ¿qué culpa tiene ella de tener un club de fans o tener más seguidores que los otros?. Teóricamente tendría que servir para triunfar en el mundo de la música, no para elegir al que mejor voz tenga ¿Acaso todos los que triunfan son los que mejor cantan? ¿Me están diciendo que Sabina canta bien?.



2 comentarios:

Víctor Manuel dijo...

Hombre Jose esto no me lo esperaba de ti, ya te veo en el Gran Hermano con la Mila debatiendo fuertemente.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

No te equivoques, nunca he visto Gran Hermano ni nunca lo veré porque son una panda de descerebrados metidos en una casa diciendo chorradas. En cambio, OT puedes encontrarte a alguna estrella de la canción.