jueves, 3 de septiembre de 2009

CANSADO DEL LENGUAJE POLITICAMENTE CORRECTO

Alguien está ya harto del lenguaje políticamente correcto. Yo, desde luego, sí porque ya no se puede mantener un debate normal sin que haya alguien llamándote la atención por las palabras que usas. Sí, esas que todo el mundo utiliza en la calle pero que están vetadas para cualquier debate político ya sea en la Televisión o en Foros de Internet. Por ejemplo, el otro día en los Foros del PP a uno le molestó que yo me refiriera a los políticos como clase política. Claro que, según su tesis en la que todos los ciudadanos somos políticos porque participamos en el sistema, tampoco podía referirme a ese colectivo en concreto como políticos, con lo que acabé preguntándole cómo me refería a los diputados, senadores, diputados autonómicos, concejales, etc. Pero tampoco me dio respuesta.

Por otra parte, ayer un buen amigo de Canarias me dio el link de un vídeo colgado en youtube en el que Julia Otero le estuvo recriminando a Sánchez Dragó por utilizar la palabra "hombre" para referirse a toda la especie, que, a continuación os pongo para que podáis verlo y escucharlo con vuestros propios ojos y oídos:




Como podrán comprobar la discusión es absurda y una demostración de intolerancia por parte de la periodista, aparte de demostrar que su excesiva ideologización le ha hecho olvidar los más elementales conocimientos que adquirió en la carrera de Filología. Eso sin contar que ha caído en una clara contradicción ya que si no se puede utilizar "hombre" para referirse a toda la especie, tampoco se puede utilizar, y eso ella lo sabe o lo debería saber, ninguna palabra que tenga la misma raíz, que es la latina "homo", por ejemplo, humano (que según el diccionario de la RAE significa relativo al hombre), humanidad, humanitario u homicidio.

A lo mejor estoy dando una idea a estas feministas radicales y algún día, si no queremos que nos acusen elegantemente de androcéntrico o vulgarmente de machistas, nos veremos con la tesitura de referirnos a nuestra especie con complejos circunloquios. Y todo esto por no comprender algunos que las palabras en sí no ofenden sino el modo de utilizarlas, como, por ejemplo, "listo" que puede ser ofensivo dependiendo de la entonación y el contexto.

Por eso, para economizar y evitar diluir el fondo de la cuestión en absurdas perífrasis, desterremos de una vez el lenguaje políticamente correcto, que no hace otra cosa que cargarse nuestro patrimonio cultural y darnos dolores de cabeza.

Artículos relacionados
Satirizando a la Aido

La susodicha paridad

8 comentarios:

Javier Pol dijo...

Mi abuelo siempre decía al pan, pan y al vino, vino. Y no hay más, que si calumnias, tacos o insultos; igual soltando más de una buen taco nos liberaríamos de tanta tontería instalada en la "clase política", perdón en los políticos.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Tampoco vale los políticos porque políticos somos todos.

misideascotidianas dijo...

Como te comprendo.
A mi me pasa en mi propio blog.
Efectivamente las palabras pueden tener varios filos, pero lo más fácil sería entenderlas como se escriben o dicen, una vez se conoce al sujeto. Y para el caso de desconocimiento, pues un poco de "presunción de inocencia":)

Un salu2

Luisa

Anónimo dijo...

Las feministas "de pro" son un rollo con tanto bizantinismo. No es nuevo. Habria que acordarse de "les precieuses ridicules". Volvera algun dia el sentido comun?

El Berto dijo...

Se acabo la censura franquista, pero estamos en una peor la que NOSOTROS mismo nos hemos impuesto, la censura de lo políticamente correcto:

Religiosa: aunque la iglesia católica protesta de vez en cuando, tras las viñetas de Mahoma nuestros políticos europeos han reculado, no pasa nada si se hace una exposición denigrando un símbolo católico, pero si es musulmán la cosa cambia, ahí está algunas estatuas de iglesias y fiestas de moros y cristianos en el punto de mira.

Infantil: hay asociaciones que se dedican a evaluar todo aquello que según ellos no “es adecuado” para la infancia más o menos el 99% de la programación, seguro que en nuestra época espinete debía incitar a la homosexualidad por eso de ser rosa y de la bola de cristal ya ni hablamos.

Feminista: las más agresiva y sobre todo mas respaldada políticamente, se dan cursos de lenguaje no sexista, las miembras están contentas y cada palabra se mira con lupa.

Porque gracias a los señores psicólogos y pedagogos, somos una población hiper susceptible a la que hay que tener entre algodones so pena de traumas, desarrollo inadecuado, y desviaciones varias.
Y todo esto MIENTRAS encumbramos programas de “valores” como Salsa Rosa, o consideramos ejemplo a seguir a Belen Esteban.

No me extraña que personajes como House triunfen.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#misideascotidianas# Presunción de inocencia? Eso está en la ley pero en la práctica no se usa.

#anonimo# Volver el sentido comun cuando hay dinero en juego...

#El Berto# Que tal las vacaciones?
Oye ese nosotros, ya que estamos, a qué te refieres a nosotros género o a nosotros especie?.

Anónimo dijo...

A las mujeres, no les entra en la cabeza:
Que Dios, creo al hombre, y despues al comprobar que se aburría, decidió crearle un entretenimiento ( compañera ) para lo que se sirvió de una costilla del propio hombre.
Si la mujer, se ciñera al fin para el que fue creada ( entretenimiento del hombre ) todo seria perfecto, tal y como Dios lo diseño, pero no, enseguida empezó a mangonear, que si comete esta manzana, que si tal, que si cual, y a partir de ahí, se jodio el invento.
Yo creo que estaríamos mucho mejor con una costilla mas, ja,ja,ja,ja,ja.
Un saludo.

Rosco dijo...

Es la filosofía del tontiprogresismo lo que predomina por doquier y que ha impuesto esa corección política en lo que a ellos les interesa, claro, para manipular los mensajes de los medios. El tontiprogresismo y el nacionalismo son dos lacras de Hispanistán. Enlazo mi nick con una descripción del tontiprogre.