jueves, 17 de abril de 2008

LA SUSODICHA PARIDAD

Como ya afirmé en el artículo de "El Gobierno del por primera vez", la paridad está haciendo un daño tremendo a las mujeres que desean prosperar en cualquier campo profesional por sus propios méritos. En efecto, obligar a incorporar a la mujer, por su condición no por su valía, aunque pueda parecer lo contrario, está perjudicando tremendamente su integridad personal. Ahora, por culpa de una nefasta Ley que impone cuotas, se está generalizando la idea de que sus logros son debidos, no a su valía, que la tienen y mucho, sino a una imposición legal.

Como comentaba en el referenciado artículo, la incorporación de la mujer a los Gobiernos de España se estaba produciendo desde que González nombró a Rosa Conde y a Matilde Fernández hasta que ocupó importantes Ministerios como el de Justicia o el de Asuntos Exteriores, sin olvidar que, con una completa normalidad, llegaron a ocupar altas responsabilidades como presidir las dos Cámaras de las Cortes Generales. Nadie pensaba que estaban allí por ser mujeres. Pero, en cambio, por culpa de la maldita manía de cambiar la sociedad a base de imposición, como fue la dichosa Ley de Paridad, ha logrado que sobrevuele la idea de que si están es por su condición. Ley, por cierto, que el Tribunal Constitucional salvó su constitucionalidad mediante Sentencia 12/2008, con argumentos jurídicamente muy discutibles, como expondré más adelante en otro artículo.

Pero más daño que la propia Ley es la clarísima intención de Rodríguez Zapatero de utilizarlas como instrumentos propagandísticos, como se ve cuando dice que es la primera vez que hay una mujer como Ministra de Defensa, es la primera vez que hay más mujeres que hombres en el Gobierno, posa sólo con ellas para hacerse unas fotos... Les nombra para un puesto de renombre, se les paga un sueldazo, con la condición de que se dejen utilizar su imagen, como si fuera un servicio de acompañantes, en el que uno paga para que le acompañe una mujer a una fiesta o acto social. Y esta manera de actuar se está extendiendo en toda la clase política, y eso lamina los logros conseguidos por los propios esfuerzos de las mujeres que se lo han ganado a pulso, con el sudor de su propia frente. ¿No era mejor, si Zapatero quería presumir de feminista, que incorporar más mujeres en sus listas electorales y en sus Gobiernos sin imposiciones legales ni declaraciones? Si lo hubiese hecho de esta manera, serían los propios medios de comunicación los que lo difundirían, que para eso están, y habría sido la mejor política de igualdad.

Lo que no llego a entender es cómo mujeres que presumen de feministas lo aceptan, y menos que lo aplaudan. Esto no es ser feminista sino mercenarias que se venden con tal de chupar un sueldazo y vivir a cuerpo de rey. Si hubiese una cuota de jóvenes, me opondría tajantemente y me plantearía la posibilidad de negarme a entrar en una lista en tales condiciones. Pero como estamos en un país libre, que cada uno actúe como dicte su conciencia, si la tiene.

4 comentarios:

Mª Ángeles dijo...

Pues tienes razón, se está metienfo mujeres en los ministerios y las listas electorales por que son mujeres, no porque estén capacitadas para el cargo: el caso de la ministra de fomento es un claro ejemplo.
A mi me parece mal esta ley, ya que se debería "contratar" a una mujer o a un hombre indistintamente de su sexo; solo teniendo en cuenta si están capacitados o no para el cargo. Así será la diferencia entre ineptos y capaces.
Un saludo

txantxangorri dijo...

Si es que no se de donde salen afirmaciones como la de MºAngeles: "se están metiendo mujeres porque son mujeres, no porque están capacitadas para el cargo"...

Vamos a ver, seamos serios: Rajoy no tendría ningún problema en encontrar 50 mujeres (las qué quiera en realidad) exactamente igual de válidas y preparadas que los hombres, perfectamente capacitadas para el cargo.
ZP exactamente igual.

Si es que no sé de donde sale la idea, tan machista por cierto, de que no están capacitadas.

Se puede y SE DEBE criticar al gobierno y a sus ministros pero en serio omítase el aspecto sexual de la crítica, por favor.

A ver si todos los ministros hasta la fecha estaba "capacitados para el cargo sólo por ser hombres".

en fin...

si es que no debiera haber debate más que extrictamente político.

un abrazo

¿Lo estaban más Corcuera o Barrionuevo?

El Crítico dijo...

Zapatero está llevando a cabo una polìtica de marketing político y propaganda muy eficaz.

Es una política muy pueril e infantil: el gestecito de la ceja, la Z de Zapatero, el ministerio de igualdad, en definitiva una política de patio de colegio para mentes inmaduras.

Todo es propaganda, por lo que buscar una explicación racional a las medidas del gobierno debe de tener en cuenta esa premisa.

Por poner varios ejemplos:

- Se crea el ministerio de igualdad, cuando el gobierno fomenta las desigualdades entre Españoles.

- Se ponen a mujeres al frente del ejecutivo no porque sean más idóneas para el cargo, sino porque simplemente hay que rellenar los puestos con mujeres, pero para colmo, se deja en manos de los hombres los ministerios de mayor entidad: economía, industria, justicia,etc.

Es todo propaganda, muy eficaz, por cierto.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#mª angeles# como bien dices, tiene que elegirse personas por capacidad no por ninguna condición. Las cuotas siempre han sido para colectivos que no tienen la misma capacidad que las personas normales. Y establecer una cuota de mujeres es despreciar su capacidad, y, como dije, es poner la etiqueta social de "cuota". Antes de la ley de paridad, nadie decía que las ministras o presidentas o alcaldesas lo eran por cuotas, ahora sobrevuela sobre ellas el estigma de las cuotas.

#txantxangorri# Seamos serios, ¿tu crees que esta ley de cuotas favorece a la mujer? ¿Crees que las mujeres se merecen entrar por una cuota? ¿No crees más digno para su autoestima entrar en cualquier puesto por sus propios méritos sin que tenga que sobrevolar sobre ellas el fantasma de las cuotas?

Ser machista es considerar a las mujeres inferiores que necesitan una cuota para prosperar profesional. Las cuotas han servido para incorporar al mercado de trabajo a personas diminuidas, que no pueden competir en las mismas condiciones que los demás. Establecer cuotas para mujeres es insultarlas, y eso me cabrea porque conozco a muchísimas mujeres muy válidas, mucho más que la mayoría de los hombres, y por respeto a ellas, a su capacidad y a su trabajo, me opongo a la Ley de paridad.

Por cierto, el que ha abierto el debate ha sido Rodríguez Zapatero, que podía haber hecho un gran favor a la mujer poniendo 9 o 10 mujeres sin pregonar su hazaña, que luego otros dirigentes políticos han entrado en la rueda de quién pone a más mujeres. El culpable ha sido y es él.


#el critico# hay cosas con las que se puede jugar con el marketing, otras, por afectar a la dignidad de las personas, no se deber hacer, y él está jugando con el esfuerzo de la mujer.