lunes, 28 de abril de 2008

NOTAS BIOGRAFICAS SOBRE NICOLAS MARTINEZ AGOSTI por Elena Martínez-Hombre González

En el deseo de recuperar nuestra Historia, para que, se conozcan por ejemplo, los porqués de los nombres de las calles, y no se conviertan en una simple placa o en una simple dirección postal, he decidido colgar en mi blog un artículo biográfico de Nicolás Martínez Agosti, escrito por mi tía segunda Elena, hija del intelectual piloñés, Eduardo Martínez Hombre, hermano de mi abuelo Julio, publicado en en el número 28-Época III, 2º Semestre de la Revista PILOÑA, de la Asociación Cultural Pialonia, presidida actualmente por Luis Antonio Azcoitia Argüelles, "Lele", al que tengo que agradecer su colaboración.


NOTAS BIOGRAFICAS SOBRE NICOLAS MARTINEZ AGOSTI


Al llegar a Infiesto por ferrocarril y salir de la estación, la calle que nos encontramos y que conduce hasta el centro está dedicada a mi abuelo, Nicolás Martínez Agosti. Hoy quisiera tratar de acercar su figura y personalidad a las actuales generaciones de Infiesto, que sin duda, por el paso del tiempo, se preguntarán de quién se trata.


El día 16 de agosto de 1858, nació en Palencia Nicolás, y a los pocos días fue bautizado en la parroquia de San Millán de esta localidad. Por circunstan­cias accidentales del trabajo de su padre Nemesio Martínez Cuesta, no pudo nacer en Asturias, como le hubiera correspondido, al ser sus padres ovetenses y pertenecientes a antiguas familias asturianas. La de su padre era oriunda de Villavaler, del concejo de Pravia, y la de su mujer. Elisa Agosti González-Alberú, provenía del pia­montés Juan Bautista Agosti Paleari, farmacéutico llegado a Oviedo con las tro­pas napoleónicas.



Su padre trabajaba para la Compañía del Ferrocarril del Noroeste, que abarcaba las zonas de Asturias, Galicia y León. Al finalizar las obras y llegar a Asturias, residieron brevemente en Villaviciosa, donde fue secretario del Ayuntamiento. Posteriormente recaudador de contribuciones del concejo de Piloña, por lo que decidieron fijar su residencia definitiva en Infiesto en el año 1870. Casi toda la vida de Nicolás transcurrió en Infiesto y como enamorado de Piloña se sentía pro­fundamente piloñés.


En Infiesto, Nicolás asistió a clases en la Obra Pía, donde aprendió ética y latín con D. Pedro Rega­lado. Continuó sus estudios de bachillérato en Ovie­d
o, ya que sus padres le mandaron a casa de sus tíos Fausto y Virginia Agosti, ambos solteros y hermanos de su madre Elisa.


Una vez terminado el bachillerato, ingresó en la Universidad de Oviedo, licenciándo­se en Derecho Civil y Canónico, en el año de 1878. Nicolás siempre guar­dó un gran recuerdo de sus años estudiantiles y del cariño que recibió de sus tíos.


Ingresó por oposición en el cuerpo de Registradores de la Propiedad, profesión que ejerció desde 1884 hasta 1888: estuvo al frente sucesivamente de los registros de Órdenes (La Coruña), Cabuérniga (Santander) y Vivero (Lugo), pero al morir su padre en su resi­dencia de Infiesto, su madre le pidió que se quedara con ella y con su hermano mayor Julio, petición a la que accedió. A partir de entonces, y una vez abandonada la plaza como registrador estableció su bufete en Infiesto, donde se lleva­ron importantes asuntos. Entre ellos destacaron por resaltar sólo algunos, la testamentaría de D. Luis María de Unquera y Antayo, Marqués de Vista Ale­gre, (que se articuló conjuntamente con otros despa­chos), y la participación en la comisión testamentaria de D. José Pando de Qués, que había fallecido en Buenos Aires, habiendo dejado una manda en su tes­tamento a favor del Santuario de La Cueva. Forma­ban dicha comisión además D. José Argüelles y Argüelles y D. Ángel Rodríguez Prida. Como conse­cuencia de la ejecución de la mencionada manda, el Santuario disfrutó de una notable mejora. Su ejerci­cio profesional en la abogacía lo simultaneó durante un tiempo con el cargo de secretario del Ayuntamien­to, puesto en el que sucedió a D. Hipólito Valdés Ortiz, siendo alcalde D. Eusebio Sánchez Suárez.


A pesar tanto de su temperamento algo retraído, como de sus escasas ambiciones en el campo de la política, aceptó ocupar la alcaldía de Infiesto en 1893, animado por sus amigos. El tiempo que des­empeñó el cargo al frente del consistorio, se caracte­rizó por el desarrollo de las tesis liberales y republi­canas, así como por la ejecución de políticas de marcado corte social, amparadas en su carácter concilia­dor.


A continuación reseñamos algunas de las activi­dades que tuvieron lugar bajo su mandato como alcalde de Infiesto. Así, subrayamos:


- Nueva instalación de las oficinas del Juzgado Municipal, y reforma de los locales del de Primera Instancia.

- Terminación del Registro Fiscal.

- Redacción del Reglamento de Régimen Interno del Ayuntamiento.

- Reglamentación del servicio médico municipal.

- Traslado de las oficinas de telégrafos a la Casa Ayuntamiento.

- Formación y organización del archivo municipal y de sus inventarios.

- Reparación del Puente Viejo, hoy desaparecido..

- Construcción del lavadero público en el barrio de Los Caños.

- Proyecto del matadero público y de traída de aguas, con ejecución parcial.

- Elaboración del padrón de pobres.

- Realización completa de los servicios de policía urbana.

- Reparación y mejora del alcantarillado general.

Siguiendo la línea iniciada hacía muchos años, continuó ejerciendo distintas responsabilidades dentro de la función pública. Así, entre 1.901 y 1.903 actuó como suplente del Juez Titular de Primera Ins­tancia e Instrucción de Infiesto, ganándose un mere­cido reconocimiento, entre otras cosas, por la organi­zación de dicho juzgado, hasta entonces en un com­pleto abandono, debido no tanto a la acción del tiem­po como a los trágicos efectos de la Tercera Guerra Carlista.

En otro orden de cosas, el ayuntamiento le nom­bró el 28 julio de 1916, siendo alcalde D. Ramón Cardín Meana, "Cronista Honorario del Concejo". Colaboró asiduamente con el diario de Gijón "El Comercio". Las materias que ocupaban con mayor frecuencia el nudo de estos artículos eran las descrip­ciones costumbristas de la Piloña de entonces y sus personajes más destaca­dos, todo ello con el fin de resaltar al concejo en los círculos culturales de la zona. Una recopilación de estos trabajos llevada a cabo por el propio Nicolás, se editó más tarde con el título de "El perfil de Piloña", donde firmó bajo el seudónimo "Un Vecino". Esta obra, prologada por Adeflor, en aquella época director de El Comercio, plasma la cotidianidad piloñesa en el periodo comprendido entre 1878 a 1916. También escribió "Caricaturas al cromo", obra inédita por expreso deseo suyo.

Dejando a un lado su esfera profesional para detenernos en sus rasgos personales y familiares, debemos resaltar el papel preponderante que jugó en su vida María Hombre Chalbaud. mujer que ante las difíciles circunstancias históricas que le tocaron vivir, máxime tras la muerte de Nicolás a quien sobrevivió veintidós años, hizo siempre gala de una fortaleza, discreción, generosidad y bondad sin límites, cualidades éstas que no sólo supo ver Nicolás, sino cuan­tos disfrutaron de su compañía, quienes tuvieron en ella un ejemplo constante.

Se conocieron en Santander en la casa de César Agosti, primo de Nicolás, y se casaron en Madrid, donde residía la novia, en la Iglesia de San José, el 17 de febrero de 1892. Tras la boda, fijaron su residen­cia en Infiesto, donde nacieron Julio, Fausto, María, Nemesio, Pablo, Eduardo y Rafael. El pequeño Nitín, que llevaba el nombre de su padre, nació en Madrid, debido a que en 1907 la familia se trasladó a esta ciu­dad con motivo de los estudios de sus hijos, quedan­do Infiesto de este modo como lugar de reunión familiar en los largos veranos. Varios de sus hijos se casaron con asturianas: Julio, con Piedad Capellán Casín, infiestina recientemente fallecida (en julio de 2000); Pablo, con Isabel Arguelles Díaz, de la casa de "El Orrín", tam­bién piloñesa; y por fin Rafael, con Sara Menéndez González, llanisca. Sin embargo, hay que hacer notar a pesar de la numerosa descendencia que dejó Nicolás, ninguno de sus nietos vive actualmente en Infiesto (actualmente sólo una nieta reside en la villa, que es la madre del dueño de este blog).


Podríamos añadir como dato anecdótico, que Nicolás vivió en distintas casas. Así, al llegar en su infancia a Infiesto con sus padres, estuvo primero en la calle Covadonga, en una casa propiedad de D. Rafael Cueto Blanco, para trasladarse al año siguiente al segundo piso de la casa de D. Celedonio García Valdés, en la calle del Retiro 4 y 6. Esta casa hacía esqui­na con la actual Martínez Agosti.


Fruto de ese traslado nació una gran amistad,que a través de varias generaciones ha llegado hasta nuestros días, entre la familia de D. Celedonio y Dña. Cruz, abuelos de las hermanas Angeles y Pilar Gutiérrez Castilla, y los padres de Nicolás, uno de cuyos hijos, Julio, se casó con Etelvina, hija mayor de D. Celedonio. Otro hijo de éste, Aquilino, fue muy amigo de Nicolás, y de niños fundaron juntos el periódico manuscrito "El Joven", primer antecedente de sus aficiones literarias.


Posteriormente cambiaron de nuevo de casa, a los números 16 y 18. numeración antigua, de la calle del Retiro. Estas casas fueron edificadas por D. Manuel Parúas Piernes. antiguo vecino de Qués. en un terreno que adquirió al Marqués de Vista Alegre, que era la parte oriental del prado de Las Llamosas. La familia las compró recién edificadas. Tenían un terreno lateral que llegaba hasta donde más tarde pasaría la vía del tren. Nicolás vivió en las dos casas, pudiendo instalar cómodamente el despacho y biblioteca. Pertenecieron a la familia hasta 1954, en que se vendieron. Hoy han desaparecido.


Acababa Nicolás de
escribir un artículo para El Comercio que tituló "El progreso de Piloña" donde hablaba de las cercanas ferias de Santa Teresa, cuan­do inesperadamente falleció en Infiesto el día 8 de octubre de 1926. Formaron el duelo de amigos, D. José y D. Alvaro Arguelles Arguelles, D. Saturio Azcoitia Carbajal, D. Mario Gutiérrez Casulla. D. Félix Lueje Valdés y D. Juan Suárez.


El 25 de septiembre de 1927, el Ayuntamiento de Infiesto le dedicó una placa conmemorativa, erigida por suscripción popular que daba el nombre de Nico­lás Martínez Agosti a la hasta entonces calle del Reti­ro. El alcalde D. Armando Vega Sánchez, pronunció unas palabras evocando la personalidad y obra de Martínez Agosti. Su nieto Juan Ignacio Chacón Mar­tínez, fue el encargado de descubrir dicha placa, y su hijo mayor, Julio, quien agradeció sentidamente en nombre de toda la familia el homenaje dedicado a la memoriade su padre, homenaje al que hoy he trata­do de sumarme como nieta de Nicolás a través de la redacción de estas líneas.



Homenaje en 1927 a Nicolás Martínez Agosti


8 comentarios:

Víctor Manuel dijo...

Que tal Jose, cuánto tiempo, te veo el blog un poco muerto en general eh. Yo ya no me dejo caer nunca entre otras razones por que habemos empezado a currar precariamente en una empresilla aquí donde la tenderina. Bueno y también por supuesto por el blindaje de blogs de tus compis, al menos en el tuyo todavía se puede escribir sin previa "aprobación". Joder Jose, me dan pena, lo siento que ya se que son tus colegas ideológicos. Por lo poco que me dejo caer ahora se dedican a chuparse el culo unos a otros con premios chorras. No será verdad lo que dice Losantos cada y cada mañana de las "degeneraciones del PP". Lo llevais un poco jodido ahora no te parece Jose? Yo estoy disfrutando bastante escuchando la Cope y espero que no me guardes rencor por ello. Es que es graciosísimo escucharlos ahora, parece que Rajoy fuera del PNV por lo menos, ya no digo del PSOE.
Por cierto tu artículo muy bien, vaya antepasados interesantes que tienes anda.
Venga un saludo.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Suponía que era porque te habías encontrado algo de curro, aunque sea una empresilla.

No sé por qué te tienen que dar pena por el hecho de poner previa aprobación, también Pepiño Blanco lo tiene y no pasa nada. Cada uno administa sus blogs como le venga en gana. Es como si a ti, por dejar sólo entrar en tu casa a quien te dé la gana,te mirasen mal. Pero de todas maneras, puede ser más plural un blog que permita, aunque sea mediando previa aprobación, que otro que sea libre pero que los quite posteriormente. Más plurales, por ejemplo, es el de Patricia que el de Pepiño, que, si no opinas lo que su administrador le guste, no te publica nada, de hecho yo dejé un mensaje que no me lo publicaron.

En cuanto al PP, es lo que ocurre cuando se pierden las elecciones, es algo normal, le pasó, y peor fue, al propio PSOE. En cuanto a Losantos, exagera bastante. Y puedes escuchar lo que te dé la gana, y sin rencor.

En cuanto a mi familia, uno tiene la que tiene, sea buena o mala o regular. Las familias no se eligen. Pero ya que me tocó la que me tocó, intento que su memoria no se pierda.

Víctor Manuel dijo...

Por poder, a mi como si se lo ponen a un pollo pa que se lo pique Jose. Te estoy diciendo que no es ni valiente, ni elegante, ni político, ni nada Jose, eso es caca de la vaca. Y no me metas a Pepiño pol medio, no tendrás tan pocas luces como pa creer que está Pepiño ahí en el congreso con el blog dale que te pego. Pero tu siempre positifvo, nunca negatifvo como Van Gal eh Jose ja ja. Y la maña, no me fastidies Jose que es plural, sí, tanto como "elplural" y Telemadrid juntos, ja ja. Venga un saludo y ánimo.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

El cobarde es aquel que sin dar la cara introduce mensajes insultones, faltosos, etc. Y eso es lo que ocurre con algunos que, viendo que no hay control previo de los mensajes, se dedican a faltar al respeto. Y entiendo que los blogs que padecen ese tipo de ataques, sus dueños decidan controlar previamente lo que se publica.

En cuanto, al de Pepiño Blanco:
1º ¿Qué entiendes por "administrador del blog"? ¿Dónde dije que yo que lo administra directamente Pepiño?

2º Vale el ejemplo, por la sencilla razón de que, aunque no lo administra él directamente, tiene que tener instrucciones del que figura como propietario.

Por otra parte, yo no he dicho que la mañana de FJL sea plural, lo que he dicho es que exagera muchísimo. Lo que he dicho es que son más plurales algunos blogs que criticas por establecer controles previos, que otros que aunque no lo tengan, los quitan posteriormente.

Víctor Manuel dijo...

Que sí Jose, como el de la maña, la "maña" Jose, la "maña" de Zaragoza, ja ja ja, a lot of pluralismo tiene la moza.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Pues cuelga mensajes que no son afines, ¿Acaso te borró todos los tuyos?

Anónimo dijo...

Sobre el "pia­montés Juan Bautista Agosti Paleari, farmacéutico llegado a Oviedo con las tro­pas napoleónicas" puedo añadir que en las actas del I Congreso de Bibliografía Asturiana se presentó una comunicación que estudia la biblioteca que este farmaceútico legó en su testamento

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Muchas gracias por la información.