lunes, 7 de abril de 2008

MUCHA HIPOCRESIA POR PARTE DE ALGUNOS QUE PIDEN EL BOICOT DE LOS JUEGOS DE PEKIN

Ayer en Londres algunos se dedicaron a boicotear el paseo de la antorcha olímpica, como si con ello consiguiesen que el Tibet volviese a ser libre después de 58 años. En primer lugar, ¿no saben que los boicots no sirven para lo que realmente se pretende? ¿Acaso EEUU ha conseguido que en Cuba deje de estar gobernada por el régimen comunista? Sólo han conseguido, gracias al lobby cubano de Florida, que el castrismo se perpetúe. ¿Acaso consiguió la Comunidad Internacional deponer a Franco con aislar a España internacionalmente? Pues tampoco, sólo sirvió para consolidarlo. ¿Son tan ingenuos los que apelan por fastidiar los Juegos Olímpicos de Pekín que creen que de esta manera el Tibet recuperará su independencia? Y si no lo creen, ¿por qué lo promueven? Porque, en todo caso, lo único que van a conseguir es que todos los chinos, incluso la disidencia, apoyen a su Gobierno y, con ello, puedan acabar con un retroceso en los pocos avances que disfrutan.


En segundo lugar, es triste que se acuerden del sometido pueblo tibetano a estas alturas. Tuvo que ocurrir una revuelta para que la conciencia internacional despertara. ¿Dónde estaba la gente cuando el ejército chino ocupó las tierras gobernadas por el Dalai Lama? ¿Por qué esperaron hasta ahora? Y ya que hay un movimiento solidario, cuando tenía catorce años vi en TVE un documental sobre lo que hacía el Gobierno chino con las pobres criaturas a las que los padres se veían obligados a abandonar por la aplicación de la política antinatalista y por eso ¿dónde estaba esa conciencia internacional cuando el Gobierno chino masacraba, con sus políticas antinatalistas, a cantidad de niños, sobre todo niñas, que acaban sus pobres vidas en unos centros públicos atados de pies y manos? ¿Dónde se metieron cuando se llevan vulnerando desde hace tiempo los derechos humanos más elementales?. Al contrario, acabaron, pese a tan "impoluto" expediente, concediendo esos Juegos que algunos, ahora, no quieren que se celebre. Pues, lamento decirlo, demasiado tarde.


Volviendo al Tibet, soy partidario de que recupere su independencia perdida por la invasión de las tropas chinas hace 58 años, pero no estoy en absoluto de acuerdo con plantear boicots, de hecho estoy en contra de todos los boicots, porque producen efectos totalmente contraproducentes. Así que me gustaría que, al respecto, se produjese una reflexión sobre las formas de conseguir un objetivo y, sobre todo, pensemos en no perjudicar, en este caso, al pueblo chino que no tiene la culpa de padecer un régimen dictatorial.

4 comentarios:

La Ranita Peregrina dijo...

Estimado José Enrique, en ningún momento he pensado en serio que me hubieras restringido el acceso, era una broma; supongo que sería problema del servidor porque a veces eso pasa, y me pasaba antes de que pusieras la moderación de comentarios según el art. 20 CE que, por cierto, me parece muy bien por tu parte. Besos.

txantxangorri dijo...

Pues a mi me cuesta mucho, mucho, mucho posicionarme. Creo que al final son los deportistas los que compiten y son ellos los que, atendiendo a sus principios, debieran decidir si ir o no ir.

Pero más allá de la cuestión de Tibet, hay otras muchas denuncias contra el gobierno chino por el sistemático incumplimiento de los derechos humanos más básicos.

Otra cosa es lo de la antorcha que mira, a mí que en el mundo se vea y se sepa lo que piensa la gente más allá de los gobiernos, me parece estupendo. Yo apagaría la antorcha si me la dieran en la mano. Como señal de protesta.

Tampoco pondría ninguan pega a que siguiera después, encendida, su camino.

Así está Murcia dijo...

Lo cierto es que la dictadura comunista china es una de las más atroces de las que aún existen, y que las libertades de los ciudadanos son cercenados, pero tienes razón en que no tendría que haber nacido ahora, si no hace décadas,

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#ranita# Me daba la sensación de que lo decias en tono de broma, pero me preocupaba los hechos denunciados por ti. Creí necesario poner referencia al art. 20 para establecer un orden en las opiniones de todos. Besos a ti también.

#txatxangorri# Creo que la conciencia sobre las vulneraciones de Derechos no son de ahora, venían de hace tiempo. Lo que me molesta es la sociedad sea a veces tan hipócrita que, para lavar su conciencia, da míseras limosnas al tercer mundo, o reacciona sólo ante determinados hechos.

Tampoco soy partidario de apagar la antorcha porque: 1º En el intento pueden salir lesionados, por ejemplo, el deportista que la lleva, y 2º porque la antorcha no simboliza el régimen chino sino unas competiciones deportivas.

#asi está murcia# Es lo que me molesta, como recalcas tú, que se acuerden de los tibetanos ahora.