viernes, 24 de septiembre de 2010

OVIDIO SANCHEZ SE EQUIVOCA

Ovidio Sánchez, Presidente del Partido Popular de Asturias, se está equivocando profundamente en el enfoque que está dando en el proceso de elección del candidato del partido a la Presidencia del Principado de Asturias para las siguientes elecciones autonómicas. No hablo ya por su actual oposición a que Cascos sea el candidato, que es muy lícito, sino por el espectáculo mediático que se ha originado y que está dañando la imagen del partido y que, como esto no se arregle pronto, se encamina a acabar como el rosario de la aurora.

Para empezar, de aplaudir la posibilidad de que Cascos sea el candidato pasó seguidamente a su rechazo frontal y público, sobre todo, alegando el espíritu renovador del Congreso de Valencia porque, por tres motivos, no es creíble. El primero, si así fuera, el propio Ovidio Sánchez tenía que haber dejado paso a otra persona en el último Congreso regional, por mucho que haya incorporado como vicesecretarios a seis ex miembros de Nuevas Generaciones; el segundo, la oposición a Cascos, por coherencia, tendría que haber sido ab initio; y, por último, la terna que proponen, aunque tienen bastantes años menos que Cascos, no son precisamente símbolo de lo que nos quiere vender, porque Isabel Pérez-Espinosa, una gran político, lleva en cargos públicos desde 1991, cuando fue diputada y vicepresidenta 2ª de la Junta General; Joaquín Arístegui, que lleva en política toda su vida y que, curiosamente, pese a ser Presidente del PP de Avilés desde 1993, nunca fue candidato a la alcaldía; y, por último, Pilar Fernández Pardo inició su carrera política en 1999 como concejal. Mi concepto de renovación reside en incorporar a personas que no han estado en la política activa, lo que pretende hacer Ovidio Sánchez es mover el banquillo, como ocurrió con la elección de Zapatero como Secretario General del PSOE (véase Un leve análisis a la entrevista de Zapatero).

Si a esto se le suma algunas declaraciones agresivas y desaforadas contra Cascos y los que se postulan a favor del ex Vicepresidente y ex Ministro, es normal que se extienda la idea de que tienen miedo a aumentar la alta tasa de desempleo de nuestro país. Pero con esta resistencia, que puede ser inútil, el trabajo de siega va a ser incuestionable. Los oportunistas (que hay en todos los lados) que se han unido a la marea de partidarios de la elección de Cascos estarán afilando los cuchillos para ajustar cuentas.

En cuanto a la disyuntiva sobre el candidato, creo que Cascos es un gran referente político y que en Asturias tiene un gran tirón electoral, por eso prefiero que sea él candidato porque creo que se conseguiría la mayoría absoluta, necesario para echar al PSOE del poder. No obstante, otra alternativa sería que Gabino de Lorenzo fuera el candidato, pero como no se postula no me queda más remedio que apostar por el regreso del que fuera el segundo de Aznar y, de paso, arreglaría el desaguisado que organizó con su pelea con Sergio Marqués.

Artículos relacionados:
Aguirre, Castro y Cascos (21 de abril de 2008)
Por responsabilidad: No a Ovidio Sánchez (24 de junio de 2008)