miércoles, 29 de septiembre de 2010

HOY, DIA DE HUELGA, TRABAJO

Hoy, como saben, se desarrolla una jornada de huelga general, que, independientemente de los datos que nos ofrezcan, es un fracaso, y es un fracaso porque los que hoy no han ido a trabajar es por el miedo a los piquetes coactivos (por cierto, al ser liberados, el día de hoy lo cobran). Y todas las huelgas en las que los sindicatos utilicen estos piquetes no puede tener otra consideración, porque, si ellos tuvieran la razón, no haría falta que utilicen imiten a los camisas pardas, yendo en manada, en la que algunos de ellos actuando de manera cobarde porque se embozan con un pañuelo. Como mucho se limitarían a informar y ofrecer ayuda a aquellos trabajadores que teman represalias laborales.

No me cansaré de repetir, una y otra vez, que quien utilice la violencia para defender sus ideas, pierde toda la razón y los poderes públicos deben hacer cumplir la ley, cosa que no hacen, o no lo hacen tanto como debieran, porque existe la idea extendida de que estos imitadores de Al Capone son impunes. Aunque bien es cierto que existe Sentencias que han condenado a miembros de estos piquetes por sus coacciones o amenazas. Así podemos encontrar la Sentencia de la sección 3ª de la Audiencia Provincial de Badajoz, de 12 de febrero de 2008, que confirma la Sentencia del Juzgado de lo Penal de Mérida en la que se condenaba a cuatro miembros de un piquete como autores de una falta de coacciones al pago de una multa que tuvieron que pagar si no querían entrar en prisión. En esta resolución se puede leer lo siguiente:

...y que no cabe duda alguna que es un derecho subjetivo público de la máxima jerarquía proclamado en el nº 2 del art. 28 de la Constitución con carácter general, concebido en suma como mecanismo colectivo de autotutela dirigido a presionar a otra parte, que no necesariamente tiene que ser el empleador, para determinar una posición más ventajosa dentro del mundo del trabajo, tiene su contrapartida en el derecho a la libertad del trabajador a no hacer huelga o estar en huelga, de tal modo que las reivindicaciones pretendidas por aquélla no pueden excluir la libertad de no sumarse a la misma, si bien el propio Tribunal Constitucional tiene declarado que "el derecho de huelga implica el derecho a requerir de otros la adhesión a la huelga y a participar, dentro del marco legal, en acciones conjuntas dirigidas a tal fin" (STC 24-12-1988 ) lo que, como dice Muñoz Conde, legitima de algún modo la actuación de los llamados "piquetes informativos", siempre , claro es, que no ejerzan una fuerza, violencia o intimidación que coarte la libertad de los trabajadores que no están en huelga, habida cuenta que la misión de tales piquetes debe limitarse a ser meros transmisores, informadores, reivindicadores y animadores, si se quiere, al fin del movimiento referido, erigiéndose incluso en líderes, pero siempre pacíficos en sus formas y utilizando su persuasión sin llegar a la coacción..."
También se pueden reseñar otras Sentencias que confirman las condenas de instancia, como la de la Sección 7ª de la Audiencia de Sevilla, de 17 de febrero de 2010; Sentencia de la sección 2ª de la Audiencia de Valencia, de 9 de junio de 2009; Sentencia de la sección 2ª de la Audiencia de Granada, de 5 de diciembre de 2007; Sentencia de la Sección 2ª de Orense, de 26 de octubre de 2006 (en esta causa, a parte de la pena de multa, se le condenó a indemnizar a las víctimas a más de 5.000 € por los daños causados, que tuvieron que abonar si querían librarse de ir a la cárcel)...

Es curioso que ningún medio de comunicación hiciera referencia a estas sentencias. A veces me pregunto si la omisión es premeditada para proteger a los sindicatos, infundiendo en la sociedad el desánimo y la impotencia, para que, de este modo, las denuncias y las acciones penales queden reducidas a la mínima expresión. Pero yo animo a todos los que querían trabajar el día de hoy y que han sido amenazados, coaccionados o sufrido daños por estos sinvergüenzas a que interpongan las denuncias oportunas en la Policía Nacional, Guardia Civil o en el propio Juzgado de Guardia. Puede ser que quede en nada, porque no haya siquiera indicios suficientes para una condena, pero si después de interponerla se remite copia a los medios de comunicación, sobre todo los no afines al Gobierno y a los sindicatos, podría demostrarse el sentir general de la sociedad.

Como me molestan las injusticias tremendamente, ofrezco gratuitamente mis servicios legales a aquellos trabajadores, autónomos (lógicamente, excepto mis compañeros de profesión) y pequeños empresarios, que no tengan ningún seguro que cubran los honorarios de abogados, que hayan sido amenazados, coaccionados o hayan sufrido daños con razón de esta huelga por parte de los piquetes mal llamados informativos, limitándose sólo al abono de los gastos por desplazamiento y otros suplidos. La consulta, en todo caso, es gratuita.