lunes, 15 de junio de 2009

EL BAUTISMO CIVIL

Hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre el bautismo civil, pero otros temas prioritarios me obligaron a posponerlos. De todas maneras es de agradecer que haya habido otros blogs que han tratado este tema. Y he de decir que me alegra que se haya criticado esta iniciativa realizada en algunos Ayuntamientos, porque esto significa que aún impera algo de cordura en este país en donde lo políticamente correcto, la demagogia,la envidia, la hipocresía, el populismo y el resentimiento lo anega todo.

En efecto, estamos en un país en el que coherencia brilla por su ausencia, así vemos a los que van de católicos, pero no van a misa (ya se sabe eso de ser católico no practicante); los católicos que practican yendo a misa pero luego va con el mazo dando; la Jerarquía española, metiéndose en donde no le llaman... Pero también tenemos una casta de progres (progre: dícese de aquel que presume de ser progresista o de izquierdas pero que es sumamente dócil con el poder cuando se califica dicho poder de ser de izquierdas), que lleva a gala meterse con la Iglesia venga o no a cuento, suelta alguna parida que la vende como progresista, va de justicieros y, por lo que se ve, la envidia también se encuentra dentro de sus atributos. Así es, no se puede calificar de otra cosa que de envidia el instaurar el bautizo civil. Un bautizo civil no tiene ningún efecto jurídico, a diferencia del matrimonio civil. Es decir es una nulidad completa, un despilfarro de dinero público el que un alcalde o concejal le lea unos artículos en el Ayuntamiento para que unos padres queden contentos.

A lo mejor no lo saben, pero el bautizo canónico tiene sus efectos jurídicos dentro del Código de Derecho Canónico que es la de adquirir la condición de cristiano (canon 204), y si se va a la Iglesia para que un sacerdote le vierta agua al recién nacido es para que, desde ese momento, tenga la condición de cristiano, eso sin olvidar que borra el pecado original. En cambio el bautismo civil no tiene sentido alguno, puesto que jurídicamente, a efectos civiles, la condición de persona surge a partir del nacimiento cuando se cumplen los requisitos del art. 30 del Código Civil. Luego se inscribe en el Registro Civil, cuya utilidad es su inscripción para que conste públicamente los aspectos relacionados con el estado civil de las personas, art. 325 del Código Civil.

Por lo que sería aconsejable y coherente que los padres ateos que quieran celebrar el nacimiento de su hijo que lo hagan exclusivamente con su dinero pagando un banquete en donde les apetezca e invitando a quien les dé la gana, pero, por favor, si tienen algo de decencia, no utilicen las instituciones de todos para perpetrar un engaño, porque van a ser ustedes los que le van a tener que explicar a su propio hijo qué pintaban en un salón de actos del Ayuntamiento, en un acto celebrado por un alcalde o un concejal que no servía absolutamente para nada más que para hacer el paripé. Sobre todo, tendrán que explicarle, cuando sea mayor, que fue utilizado, no para celebrar su nacimiento, sino para demostrar, en un acto claro de envidia, que pueden crear instituciones ateas paralelas a la de la Iglesia porque les molesta que los niños católicos tengan más celebraciones que los niños de padres ateos. A este paso ¿cuál va a ser lo siguiente? ¿La primera comunión civil? ¿La confirmación civil? Además es un mal ejemplo que se le está dando a sus hijos, porque se les está enseñando a no ser coherentes con sus ideas. En efecto, si uno es ateo, debe asumirlo con todas las consecuencias, e ídem para los creyentes.

9 comentarios:

El Berto dijo...

A mi también me parece una soberana tontería, una moda, efectivamente se aprovechan y toman una celebración católica y la paganizan, pero muchas de las festividades cristianas fueron también su origen pagano y el cristianismo las adopto.

No veo la contradicción que mencionas en el último párrafo entre ser ateo (con todas sus consecuencias) y el bautismo civil, el ateo niega la existencia de dios, pero no de la administración civil, ni de las leyes.

Anónimo dijo...

entonces según tu el Berto, si el bautismo catlico, te convierte en catolico el civil, ¿te convierte en funcionario?, si hubieses leido bien, lo que el texto dice es que a efectos practicos el bautismo civil, solo vale para que los padres ateos puedan vestir a su retoño de blanco, engalanarse y darse un banquete, cosa que tambien pueden hacer sin la estupidez progresista ésta. Es otra forma más de afrenta a los catolicos y la ridiculización de sus ritos.
Que yo me pregunto:¿Con que bautizan al niño?, se van al parque enchufan los aspersores y le dan un remojon, con la Bendita agua del "ayun".
Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

La contradicción se ve de manera fácil: el que es ateo, que crea en la administración civil pero que no utilice la administración pública para hacer el paripé con tal de asemejarse en algo a los católicos por el hecho de que éstos tengan unas festividades o celebraciones que los ateos no tienen. Estos han querido ir más allá de una mera celebración familiar por el nacimiento de su hijo sino que han querido copiar al bautismo canónoico, pero en lugar de haber cura hay edil. Si son coherentes, deberían quedarse sólo con la celebración no con el acto.

Es verdad que festividades cristianas tuvieron origen en festividades paganas, te falta comentar que lo que se hizo fue una adaptación. Por ejemplo, celebrar la navidad en diciembre, todo el mundo sabe, o debería saber, que se celebra el nacimiento de Jesús, pero lo pusieron a finales de año con el solsticio de invierno.

Es decir, llevándolo al caso actual, no habría pasado nada si fuese un rito civil, como el matrimonio, que copiase cosas del rito católico, por ejemplo la celebración. En teoría, a efectos civiles, no haría falta montar una celebración en el Juzgado o en el Ayuntamiento, con firmar los papeles de sobra, pero se ha optado por asemejarse en lo posible a las bodas católicas. A mí eso no me importa, es más prefiero que lo hagan más atractivo para que no usen la Iglesia sólo para hacerse la foto.

Y el que ha paganizado los ritos católicos, son los propios católicos que lo han enfocado más como una diversión o acto social que como un sacramento. Realmente la primera comunión sólo ha pasado a ser un acto social en el que el niño quiere tener regalos como los demás niños, y ese es el gran problema de los ateos, que no son capaces de ser coherentes y tienen que montar un sarao propio para que sus niños no queden marginados.

Javier Pol dijo...

Dejando a un lado que cuando y donde nacieron los ritos cristianos, y si vienen antes y después de la llegada de Cristo; el bautizo civil es una soberana tontería. Soy católico, por obligación que no por devoción, ya que como bien explicas me bautizaron de niño, en aquellos años no tenia ni voz ni voto. Pero mis hijos no lo están, no por razones de si me gusta más o no me gusta la Iglesia, que no me gusta; sino por que no veo la razón por la que tengo que obligarles a ser católicos a una edad que no saben elegir, hablamos de bebes de meses. Cuando sean mayores que eligan lo que deseen.

En el caso del bautismo civil, más o menos igual. Para ponerle nombre a tu hijo y celebrar un banquete con tus amigos y familiares, no hace falta el paripé que se monta alguno en los ayuntamientos, y que casualidad un concejal de IU y Cayetana Guille-Cuervo, no estamos hablando de Pepito de los palotes y María Alvarez, dos desconocidos, sino de personajes más o menos públicos, con ganas de dar el cante.

Si eres ateo, agnóstico actúa en consecuencia, no con maneras de párroco de segunda.

Caballero ZP dijo...

Me imagino que esta práctica va destinada a cubrir varios aspectos, una es el sentimiento de inferioridad que los anti católicos sienten ante los católicos, quieren ser iguales a pesar de que se mofan y critican nuestros actos. También debe andar detrás el buscar la escusa para recibir esos regalos o dinero que se entregan en los bautizos.
Sin duda una muestra de lo ridículos que pueden llegar a ser.
Saludos

El Berto dijo...

No creo que sus niños queden “marginados” cada vez es más usual que la gente no bautice a sus hijos, precisamente por la lógica que Javier Pol comenta, que ellos decidan cuando tengan la capacidad para hacerlo si se quieren bautizar o no, además hay otro dato importante ahora hay no hay la presión social de antaño que “obligaba” a la gente a bautizar a sus hijos o casarse.

Efectivamente Bodas, Bautizos y Comuniones (BBC), se han convertido en un autentico evento social al que ha contribuido la Iglesia, es solo cuestión de dinero que la gente se case en la catedral o en x iglesia, donde negocia con el cura de turno los detalles del evento (flores, alfombras, etc...).

Además no hay que olvidar y más en época de crisis que las Bodas son un acto que puede servir para financiar el viaje de novios.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Bert tú mismo lo dices, la BBC se han convertido en un acto social, y no es que queden marginados es que los niños ven que otros niños sí tienen esos saraos y ellos no y tienen regalos que ellos no van a tener porque, como sus padres son ateos, no van a celebrar la primera comunión. Yo me acuerdo de cuando hice la primera comunión y sinceramente, pensaba exclusivamente en que era mi día y que iba a recibir muchos regalos, para mí la celebración en la Iglesia era un trámite que quería pasar pronto porque me interesaba la fase segunda.

Lo que no entiendo es por qué unos padres han querido hacer el paripé con el bautizo civil ya que el bautizado con palabras civiles no es más que un recién nacido. Así que la explicación está en los complejos de los propios padres. Como dice Caballero ZP, complejo de inferioridad.

el angel de las mil violetas dijo...

Si que tienes razón, me parece patética la "celebración del bautismo" si se realiza de esta forma. Si tienen un niño y quieren presentarlo a sus familiares que convoquen una comida o celebración similar, y no hace falta bautizar a nadie. ¿¿Agua para este niño para que??

Besos.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Y si quieren bañarlo en la piscina que lo hagan, pero que no utilicen los recursos públicos para copiar a los católicos.