martes, 13 de marzo de 2012

COMENTANDO EL PLENO MUNICIPAL DEL 26 DE ENERO

El pasado jueves 26 de enero asistí al Pleno del Ayuntamiento, como he hecho en todas las ocasiones, salvo en el de constitución y en el de aprobación de la organización municipal, y a la vista de lo ocurrido ese día, lamentablemente he de confirmar lo que he venido denunciando en las anteriores ocasiones: tenemos un gobierno local que ha desistido de gobernar. Un equipo de gobierno local que se está limitando a los fuegos de artificio y a las cortinas de humo, en el que se puede constatar que hay mucho ruido, en forma de fotos y espectáculos bochornosos en el pleno, y pocas nueces.

Esta parálisis municipal deviene principalmente de que la Alcaldesa no ha tenido a bien hacerme caso en un sólo aspecto, que no es otra cosa que el de pactar con alguna otra fuerza política representada en el Consistorio. No es este un consejo que pueda calificarse de disparatado para cualquier persona que tenga un mínimo de sentido común, aunque, por lo que veo, en el aparato socialista, por un feroz ataque de nervios, debieron perderlo por el camino. No obstante, puede ser que el que yerra es el que estas líneas suscribe, pero, en este caso, me gustaría que me ilustrasen cómo van a lograr sacar adelante sus propuestas sin que precisen llegar a acuerdos con nadie. ¿Secuestrarán a uno de los otros ediles, lo sustituirán por un clon? ¿lo amenazarán o lo sobornarán?

Insisto, no creo que pedir que la Alcaldesa dialogue sea un desdoro para su formación, y más teniendo en cuenta el historial de su partido. En algunos casos, han sido los socialistas excesivamente flexibles a la hora de conformar mayorías. A modo de ejemplo, en el año 2003 el PSOE cántabro le cedió a la entonces tercera fuerza política la Presidencia del Gobierno autonómico; en 2007, en Teruel le cedieron la Alcaldía al PAR, un partido que ha ido en coalición con el PP en las últimas generales; o en Baleares formando, en dos ocasiones, un pentapartito heterogéneo para encumbrar a Antich a la jefatura del Gobierno regional.

Pues bien, en ese empecinamiento de la Alcaldesa de no querer hablar con nadie, más bien imponer su criterio, ha desistido de querer pactar los presupuestos para 2012. Ni siquiera se ha molestado en presentarlos, a diferencia de lo que hizo Cascos, aunque, en el caso del líder de Foro tampoco deseaba que se lo aprobaran para así ir a unas elecciones anticipadas dejando con el pie cambiado a las demás formaciones y repitiendo el mantra del Pacto del Duerno. Sobre esto no quiero profundizar ya que este periódico trata de asuntos relacionados con Piloña. En fin, volviendo a la política piloñesa, la actitud del equipo de gobierno me hace pensar que pretende pasar todos los años de la legislatura con los presupuestos para 2009, aprobados en la era del malvado e incompetente Camilo Montes, de cuyas malas artes eran conocedores los socialistas piloñeses gracias al chivato, que no es otro que Andrés Rojo. Y pretender eso es absolutamente irresponsable, un lastre para las arcas municipales y para el mismo concejo que lo dañará considerablemente. Por ejemplo, sin unos presupuestos no se podrá dar debido cumplimiento a la disposición transitoria primera de la Ley autonómica de Coordinación de Policías Locales, en la que los policías locales que han de ser reclasificados ya devengan unos derechos económicos a partir de abril de 2011. Porque, como consta en el informe de Intervención, no hay partida presupuestaria habilitada para asumir esos costes, y no lo puede haber si no se aprueban unos nuevos presupuestos municipales o un suplemento de crédito, a través de la correspondiente modificación presupuestaria.

Otro de los puntos debatidos en esta última sesión plenaria, el grupo municipal socialista presentó una moción aparentemente para apoyar la lucha contra la violencia de género. Pero a la vista de su justificación, bien leída, por cierto, por la edil Laura Gutiérrez Naredo, en la que se notó un claro tufo partidista, ya que buscó, sin lugar a dudas, con los ataques continuados al Partido Popular, una abstención o un voto contrario por parte del grupo popular, y así, ya sea su portavoz, José Antonio Cuevas o cerrando la propia Alcaldesa con un ataque demagógico contra los populares piloñeses acusándoles de ser machistas y de cosas más gruesas, garantizándose unos titulares en la prensa que distraiga la atención de los problemas reales del concejo y de la inexistente gestión municipal. Es la famosa táctica de tejer cortinas de humo que, con bastante asiduidad, aplicó el ex Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero. Y a la vista del voto favorable de los populares, la táctica fue un fracaso.

La otra moción, presentada por Foro sobre la defensa de la continuación de los fondos mineros, me huele a otro tanto de lo mismo, aunque con la diferencia de que ha sido promovido por alguien ajeno a la política piloñesa, y no es otro que el aspirante a la reelección en la Presidencia del Gobierno regional, Francisco Álvarez-Cascos Fernández. Pues bien, en otra demostración de lealtad hacia los piloñeses, el grupo popular, liderado por su portavoz, Teresa González Torrado, votaron a favor de la moción. Ya me gustaría ver a los demás desmarcándose de las directrices regionales o nacionales del partido por el bien del conejo como lo han hecho los miembros del Grupo Municipal del PP.

A la vista de lo expuesto, y si la regidora sigue en sus trece, espero que las fuerzas políticas de la oposición estén a la altura de las circunstancias, dejen los personalismos a un lado, y hagan lo que tienen que hacer, si es que realmente quieren defender los intereses de los piloñeses.

Publicado en la Crónica de Piloña del mes de febrero

Twitter: @josecarrerob