miércoles, 1 de julio de 2009

SOBRE LOS 300 € DE MULTA A GARZÓN

A la vista de la desinformación y manipulación por parte de algunos medios de comunicación sobre la sanción impuesta a Garzón por olvidársele renovar la situación de prisión provisional de los narcotraficantes dictando el correspondiente Auto, situación que permitió su fuga, y que ha indignado a mucha gente, con razón, me veo en la obligación moral de advertir que la información vertida por los medios de comunicación está tergiversada. Porque, con la Ley en la mano, el CGPJ impuso la sanción más alta posible.

Como ya comenté en el artículo sobre la sanción al Juez Tirado, el régimen disciplinario de los jueces se rige por la Ley Orgánica del Poder Judicial, arts. 414 en adelante, en concreto los arts. 417, 418 y 419, donde se definen qué conductas o comportamientos de los jueces son muy graves, graves y leves; y el 420.2 concreta qué sanciones corresponde según el tipo de falta se trate. Y también comenté que por la negligencia de los políticos (ver artículo) nos podemos encontrar con leyes desfasadas, parcheadas y mal redactadas, y la LOPJ no es una excepción puesto que las multas que se pueden imponer a los jueces están aún en pesetas. Por eso, en el caso de Garzón, su metedura de pata está tipificada como falta leve, art. 419.3, que califica como tal "El incumplimiento injustificado o inmotivado de los plazos legalmente establecidos para dictar resolución en cualquier clase de asunto que conozca el juez o magistrado". Y no hay posibilidades, al menos yo así lo creo, de encuadrarlo en ninguna de las conductas descritas en los arts. 417 y 418. Por lo que, si es leve, el art. 420.2 establece que "sólo podrán sancionarse con advertencia o multa de hasta cincuenta mil pesetas o con ambas".

Así que, el culpable de que le haya salido bien barato a Garzón su falta de profesionalidad, no es el Consejo General del Poder Judicial, sino esos políticos que están todo el día a la gresca por cuestiones de escaso interés.

4 comentarios:

Javier Pol dijo...

Aparte de la indignación que compartimos muchos españoles, esta la comparación, por otra parte siempre odiosa, con el resto de compatriotas. Desde fuera la judicatura más parece un grupo de amigotes que se tapan los unos a los otros. Y que cuando un simple mortal se equivoca o comete cualquier imprudencia (llamese en un coche una bombilla fundida) se le castiga con una multa que a todas luces resulta desproporcionada con la sanción a Garzón Superstar y su negligencia.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Si hablamos de justicia como concepto metafísico, sí es injusto que por unas cosas más leves uno tenga que pagar más que otro que ha cometido un error mayor. Pero como estamos, para bien y para mal en un Estado de Derecho, en el que se ha de cumplir la ley guste o no, hasta que los políticos no hagan unas leyes más justas, es lo que tenemos.

Urdaneta dijo...

- ¿Puedo entrar?
-
- Gracias.
Creo que la Justicia está en parte despestigiada por desconocimiento
de la misma y por no hacer las aclaraciones públicas a quien corresponda, principalmente en aquellos asuntos que crean una clarísima intranquilidad social.
Me refiero a aquella justicia impartida por los millares de jueces y profesionales, descartando a los que supeditan la interpretación de las leyes a las directrices políticas. Vaya como ejemplo la vergonzosa repulsa de la Sra. de la Vega a la Presidenta del Constitucional, Sr. Casas durante el desfile de las FFAA; viendo eso, ¿qué podemos esperar del sistema actual de reparto de poderes en esa institución?
Deprime ver cómo pierden el tiempo nuestros políticos en asuntos vanales y que no aborden la adecuación o reformas tan necesarias.
La Ley es lo más importante para la defensa de las libertades, para convivir en paz democráticamente.
Perdona mi intromisión.
Afectuosamente, José Enrique Carrero Blanco.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Puedes entrar y no hacía falta disculparte.