miércoles, 15 de julio de 2009

FARSANTES EN TELEVISIÓN

Últimamente estoy viendo a muchos farsantes en los medios de comunicación arrogándose una condición que no tienen. Lo que digo tampoco es una sorpresa porque, en muchos casos, la gente lo puede intuir, no obstante, por los motivos que a continuación expondré, pasa desapercibido que algunos personajes se atribuyan la condición de abogado, como ha ocurrido con Gema Ruiz Cuadrado, famosa por ser la ex de Cascos, y Miguel Durán Campos, ex Presidente de la ONCE. ¿Cómo sé que no son abogados por mucho que les presenten como tal en programas como La Noria de Telecinco o El Gato al Agua de Intereconomía? Pues muy sencillo, en la página web del Consejo General de la Abogacía de España existe un link que pone censo, y en este censo se pueden comprobar a todos los colegiados de España, sean ejercientes o no ejercientes, y ninguno de los dos aparecen. Es verdad que, por motivos obvios, no lo actualizan a diario, pero en estos dos casos, dada su edad y a lo que se dedican actualmente, se me antoja difícil de creer que sean nuevas incorporaciones.

Pero, ¿por qué nadie se cuestiona que alguien se está haciendo pasar por abogado? La razón es sencilla, al menos en mi opinión. En primer lugar, la gente identifica erróneamente la condición de licenciado en Derecho con ser abogado. En segundo lugar, lo tremendamente fácil que es colegiarse, al menos hasta noviembre de 2011, que es cuando entra en vigor la Ley de acceso a la abogacía y a la procura. Esa facilidad de acceso a la abogacía hace que haya un excesivo número de colegiados en España, que se acabe identificando la obtención del título universitario con la profesión. A nadie se le ocurre llamar juez, fiscal, notario o registrador a un licenciado en Derecho pese a que todos estos profesionales requieren de dicho título para obtener la plaza. Y, en tercer lugar, aunque sea una profesión bastante desprestigiada, queda más bonito decir que uno es abogado que licenciado en Derecho.

Así que, parafraseando a Harry, el personaje creado por Matthew Lipman (el descubrimiento de Harry), todos los abogados son licenciados en Derecho, pero no todos los licenciados en Derecho son abogados. Ni siquiera, técnicamente, tienen la consideración de abogados los colegiados no ejercientes, porque el Estatuto General de la Abogacía Española, aprobado por RD 658/2001, de 22 de junio, en su artículo 6 lo delimita claramente, y en exclusiva, "al Licenciado en Derecho que ejerza profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos, o el asesoramiento y consejo jurídico."

5 comentarios:

robur dijo...

No le falta razón en sus palabras. Pero, puestos a buscar infilntrados e impostores, creo que la profesión que sufre mayor intrusismo es la de periodista.Ex concursantes de gran hermano, polemistas, vividores... primero se hacen llamar tertulianos para luego adquirir la condición de periodista..eso sí que está haciendo daño a la profesión.
Un cordial saludo.

iskander dijo...

Bueno, si recordamos que tuvimos un director de la GC sin COU y que tenemos un ministro de Fomento que se ha leído a Mortadelo y Filemón y poco más....pues no es tan grave.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#robur# Impostores los hay en el periodismo ¿cuántos trabajan como tal sin tener el título? Pero, por ejemplo, que Kiko Hernández pretendiera pasar por periodista, que no lo sé si hace pasar por tal, aunque la gente lo vea, sabe perfectamente que su único título es ser ex concursante de GH. En cuanto a Belén Esteban, menos aún. El mayor problema es aquellas personas que se hacen pasar por algo que no son y que la gente se lo trague. Porque, ¿alguien dudaba que la ex de Cascos era abogada o Durán?

#iskander# Desgraciadamente para ser político profesional no hace falta tener oficio ni beneficio. Es más, son preferibles los catetos que los instruidos.

El Berto dijo...

La gente suele confundirlos, piensa que porque se ha estudiado derecho ya se es abogado, bueno en realidad hasta el 2011 es solo una cuestión de dinero (el dinero que tengas para pagar el colegio en la categoría de ejerciente), así que a diferencia de otras profesiones ser abogado oficialmente en cierta forma se puede comprar.

Efectivamente erra necesario efectuar una reforma, está bien esa futura prueba de evaluación, pero realmente lo que se ha creado es un pastel económico a repartir entre escuelas de práctica jurídica, universidades, etc…

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Es cuestión de dinero la entrada pero tampoco es tanto dinero como exigen para entrar en el colegio de procuradores, que creo que piden 6.000 € y para sólo poder ejercer en un partido judicial determinado. Tendrías que aclararlo porque da la sensación de que es una profesión de élites, y 2000 € que es lo que cuesta en Oviedo, no es tanto, aunque para mi es mucho, y tanto es así que hay demasiada gente que está colegiada como no ejerciente, en Oviedo un total de 1004 de un total de 2863 colegiados. En España hay 38604 no ejercientes y ejercientes somos 120.691. Sé que tu intención no era la de identificar la abogacía con una profesión clasista, pero lo matizo yo porque tal y como lo has escrito puede llevar a equívocos.