lunes, 27 de junio de 2016

ANALISIS DEL 26 J: SE VEIA VENIR.

Después de acabar el escrutinio de todas las mesas, en donde se han arrojado los siguientes resultados, en el que hubo una participación del 69,84% del Censo electoral, 24 millones de españoles (el 20D hubo una participación del 73% y 25 millones de votantes):

  • PP: 137 escaños, 7,9 millones de votos (un aumento de 14 escaños y de 700.000 votos).
  • PSOE: 85 escaños, 5,4 millones de votos (baja 5 escaños y pierde 100.000 votos).
  • UNIDOS PODEMOS: 71 escaños, 5 millones de votos (mantiene los escaños, pero pierde 1 millón de votos).
  • C´s: 32 escaños, 3,1 millones de votos (pierde 400.000 votos y 8 escaños).

A la vista de algunas reacciones, veo que en algunos comportamientos muy poco democráticos que no aceptan los resultados con expresiones muy poco afortunadas, y que no merecen la pena ser reproducidas, y otros que en lugar de analizar lo que han hecho mal culpan a la ley electoral. Pero vamos a ser un poco rigurosos y analicemos por qué se han dado estos resultados, que, por otro lado, se veían venir. Yo contaba con que el PP iba a tener más votos y que iban a superar los 130 escaños, también que Unidos Podemos no iba a aglutinar todo el voto que obtuvieron en las pasadas elecciones, aunque, bien es cierto, que no descartaba con que el cacareado sorprasso en votos podía darse, aunque no en escaños, sobre todo porque el PSOE en Andalucía tiene mucho peso electoral y se reparten 61 escaños. A C´s le iba a pesar el error político de firmar un pacto con el PSOE que no iba a ningún lado, sobre todo porque con 130 diputados votando a favor de Pedro Sánchez no iba a a lograr su investidura, algo que hizo perder a muchos de sus votantes de centro derecha. 

Pero la gran pregunta que muchos no se hacen, ¿por qué Unidos Podemos ha perdido 1 millón de votos? Un millón de votos que habría garantizado el cacareado sorprasso, que eso es lo que quería Pablo Iglesias en estas elecciones, y que forzó negándose a pactar con los socialistas , y así yendo de la mano de IU, y dando por hecho que todos sus votantes iban a votarle, se convertiría en el principal líder de la izquierda. Bien es cierto, que, como ya dije en su momento, era una buena jugada, que le salió bastante mal, pero que no tuvo en cuenta que iba a perder muchos votos, porque muchos votantes de IU no querían esa coalición además de que votantes de Podemos tampoco la querían, de ahí que 1 millón de votantes les retirase el apoyo, ya sea quedándose en casa o votando al PSOE. Pero para profundizar en el error, Pablo Iglesias mutó su ideología y pasó de ser comunista a ser socialdemócrata. Y, desde luego, ese cambio ideológico a muchos votantes de IU no les hizo ninguna gracia. Para votar socialdemócrata votan al PSOE. 

Por otro lado, este tipo de coaliciones, además de desmotivar al potencial votante propio (recordemos que, en el año 2000, el acuerdo pre electoral entre Almunia y Frutos perjudicó a ambos), moviliza al electorado de la derecha.  Y así ha ocurrido el día de ayer, con el aliciente de que el pacto de C´s con el PSOE no ayudó a que los naranjas consolidaran su electorado de centro derecha. Algo a lo que también ayudó la propia propaganda podemita vendiendo que C´s era lo mismo que el PP.

Y hablando de los de Albert Rivera, he de decir que no vengan ahora echando la culpa a la ley electoral, ni a la ley D´Hont (que, por cierto, no es culpa de este sistema de reparto, sino de las circunscripciones electorales), sino de que han perdido 400.000 votos y el PP ha ganado 700.000, por eso en circunscripciones pequeñas como Albacete, donde se reparten 4 escaños, C´s pierda 2000 hace que ceda el escaño a Unidos Podemos, que incrementó sus votos en un millar o en Toledo, donde se reparten 6, y si el PP sube en 9.000 y C´s baja en unos 5000 votos, lógico es que ese escaño lo pierdas en favor del PP. No obstante, aunque hayan perdido 8 escaños sorprendentemente, tienen más peso que cuando tenían 40.

Como conclusión, cuando se fuerzan unas nuevas elecciones, que por mucha gente se vio como una segunda vuelta, en el que se contraponía dos modelos, el del PP o el de Unidos Podemos, hizo que mucha gente, que había castigado al PP el 20 D ya sea votando a C´s o quedándose en casa, optase por el voto útil o del mal menor. Así que habiendo tenido la oportunidad de echar a Rajoy de la Moncloa después del 20 D, cuando venía de haber perdido 3 millones de votos y 63 escaños, ahora después de haber aumentado sus apoyos en 700.000 papeletas y 14 escaños, no es muy afortunado quejarse.

Por cierto, ¿cuándo piensa dimitir Pedro Sánchez por seguir haciendo Historia en el PSOE? ¿Incrementar la derrota sufrida el 20 D no es suficiente motivo para hacer un Almunia o es que se conforma con ganar a las encuestas?

Twitter: @josecarrerob