lunes, 21 de noviembre de 2011

ANALISIS DEL 20N

Ayer, día 20 de Noviembre, se celebraron en España las Elecciones Generales, las décimo primeras desde que se reinstaura la democracia, para elegir la composición de la X Legislatura, que arrojaron una aplastante victoria del Partido Popular, con Mariano Rajoy a la cabeza, debido, más bien, al desplome del Partido Socialista, liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, como se puede comprobar observando el cuadro sacado de la página oficial del Ministerio del Interior:



El descalabro socialista se produjo, no sólo en los feudos tradicionales del PP, sino en los socialistas, como Andalucía que perdió en todas las provincias menos en Sevilla que sigue fiel al partido de Alfonso Guerra y Felipe González, eso sí perdiendo unos 180.000 votos. También mantienen los socialistas la provincia de Barcelona, aunque con un estrecho margen de 160.000 votos con respecto a los nacionalistas de CiU. En resumidas cuentas, la formación de Ferraz, ha perdido la friolera de 4.315.455 votos con respecto a 2008, un millón menos que los logrados por Joaquín Almunia en el año 2000. Ha cosechado sólo más votos que los logrados en 1977 y en 1979, teniendo en cuenta que en aquellas elecciones el censo electoral era de 26 millones por 34 de las últimas.


Gráfico de El País

En cambio el PP aumentó el número de votos con respecto a las anteriores, unos 600.000 más. Es motivo para estar satisfechos, aunque se debería recordar que esa holgada mayoría absoluta, de 186 diputados, 3 escaños más que los logrados con Aznar en el año 2000, provienen más bien del fuerte castigo sufrido por los socialistas, como recompensa a la gestión realizada de la crisis económica, dejando, entro otros datos, a nuestro país con la tasa de paro más elevada de Europa, con 5 millones de parados. Algunos dicen que la crisis se ha llevado por delante al PSOE, aunque más bien, en mi opinión, fue su mala gestión de la crisis, ya que mientras que en 2008 se avisaba de lo que se avecinaba, Zapatero y lo suyos optaron por obviar las advertencias hasta que en mayo de 2010 tuvo que dar un giro radical a sus políticas, pasando en menos de una semana del "no se van a hacer recortes" a hacerlos a base de decretos leyes.

Tampoco quiero hacer sangre con el batacazo socialista, pero si decir que, aunque no se presentara el principal responsable, es decir Zapatero, el PSOE es corresponsable ya que todos sus dirigentes y cargos públicos se dedicaron a aplaudir al Sr. Zapatero, movido más bien por el ansia de repetir en las listas que de hacer lo correcto, y lo correcto era ser leales para con los españoles no para con ellos mismos. En otras palabras, el descalabro se lo tienen bien merecido. Dicho esto, deben cuanto antes, por el bien del país, buscar un nuevo liderazgo, un liderazgo de alguien que no esté contaminado ni por el zapaterismo ni por la vieja guardia. Debe ser una verdadera renovación, y desde luego, para ello, tendrían que dimitir, e irse a su casita, los Rubalcaba, Pepiño Blanco, Barreda, Chaves... Y debe ocurrir porque el PP precisa de un partido de la oposición fuerte, que controle la gestión del nuevo Gobierno, y que lo haga desde la lealtad hacia España y los españoles. Debe ser así porque no es bueno que, por los enfrentamientos internos, el principal partido de la oposición se descomponga y pueda dejar vía libre, sin esfuerzo, a futuros triunfos electorales del PP. España no puede permitirse el lujo de repetir un período de poder absoluto como el que tuvo el PSOE a raiz del desplome de la UCD.

En cuanto a Mariano Rajoy, sólo pedir que para sacar a España del pozo en el que se encuentra metido haga lo que tenga que hacer. No debe pensar en demorar las decisiones a que pasen las elecciones andaluzas, porque no tenemos mucho margen de maniobra, así que manos a la obra, empezando inmediatamente por decir ya qué medidas económicas va a tomar. Debemos recuperar cuanto antes la confianza de los inversores, porque España necesita inversores para que la economía nacional crezca.

twitter @josecarrerob

5 comentarios:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Ahora lo importante es que el Sr. Rajoy empiece a gobernar tomando decisiones valientes, aunque sean duras, porque las circunstancias lo exigen.
Para que Europa y los mercados confíen en España, el Sr. Rajoy tiene que demostrar que hay un gobierno serio que gobierna con pulso firme y sin titubeos. Y que por favor, que no gobierne pensando en partitocracia. Que gobierne con sentido de estado.

Geppetto dijo...

Los españoles han dado una soberana patada en el velo del paladar a ese partido corrupto y corruptor llamado Psoe, ahora espero ver como los socialistas se lían a palos entre ellos mientras se echan la culpa del batacazo
Con un poco de suerte no volveré a ver a este Psoe en el poder nunca mas , tras el leñazo tendrán que recomponer la ideología y la estructura, a ver si de una vez esta banda de marxistas entienden que el siglo XIX ya paso.
España necesita una izquierda nacional no una banda de sacamantecas al mejor estilo 1936
Que se vayan con buen viento...
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

mari carmen barrera chamorro dijo...

Solo añadir que por mucho que España necesite medidas que hagan que los inversores confíen en ella,por encima de eso ha de estar que un gobierno gobierna para sus ciudadanos y no contra ellos,por tanto deberían dejar de lado las soluciones que recortan derechos y ser mas audaz interviniendo con mano dura en el capital, la banca y el fraude fiscal de este pais.Saludos.

Maria dijo...

Tengo que felicitar a Rajoy y a todo el PP, por el gran apoyo popular conseguido.

Sin duda la estrategia seguida ha dado sus buenos resultados.

El PP, y su lider se merecen estar en la Moncloa.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

#Guillermo Diaz# Muchas gracias por dejar tu comentario.

#Geppetto# Muchas gracias por dejar tu comentario.

#Mari Carmen Barrera Chamorro# Muchas gracias por dejar tu comentario.

Tiene que pensar en el futuro, no se puede pensar sólo en el ahora, sino el bienestar que se puede lograr más adelante, con los sacrificios que sean necesarios. A veces por pensar sólo en el hoy el mañana empeora. Como lo que ocurrió con la política de apaciguamiento liderada por Neville Chamberlain, en lugar de hacer lo que tenía que hacer para frenar a los nazis. Al final, como denunció Churchill, se optó por la humillación para evitar la guerra pero al final acabó en una guerra. Pues en España por vivir en el día a día, en gastar para ganar unas elecciones, nos han llevado al país a una situación insostenible, y ahora hay que meter tijera si queremos salir del agujero.

#María# Muchas gracias por dejar tu comentario. Quisiera enmendarte la plana, pero el PP no se ha merecido llegar a la Moncloa sino más bien el PSOE se ha merecido salir de ella. Como yo siempre he dicho, no es el partido de la oposición el que gana las elecciones sino es el del gobierno el que las pierde.